Una suplementación de resveratrol ofrece protección celular a los pacientes con alzhéimer. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores españoles (1), que suma así un nuevo beneficio para la salud a este compuesto presente en algunas frutas como las uvas, los arándanos o las frambuesas.

Para comprobar esta nueva propiedad se llevó a cabo un experimento con dos grupos de ratones a los que dieron resveratrol (el equivalente a 100 mg/kg) durante 10 meses; los del primer grupo estaban sanos, mientras que a los del segundo les indujeron los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Ambos grupos mejoraron su aprendizaje en las pruebas que se les realizaron después pero, en el caso concreto de los roedores con alzhéimer, se observó además una menor pérdida de memoria a consecuencia de la enfermedad.

Estos resultados, concluyen los investigadores, indican que el resveratrol debe ser tenido en cuenta como tratamiento coadyuvante para prevenir o ralentizar el desarrollo progresivo de esta dolencia.

 

Fuentes:

  1. Rubén Corpas, Christian Griñán-Ferré, Eduard Rodríguez-Farré, Mercè Pallàs, Coral Sanfeliu: “Resveratrol Induces Brain Resilience Against Alzheimer Neurodegeneration Through Proteostasis Enhancement”. Molecular Neurobiology. 2018.