Un nuevo estudio científico(1) en el que han participado 12 países europeos y en el que se ha hecho un seguimiento a más de 50.000 personas, ha demostrado que el 40% de la población de Europa presenta un déficit grave de vitamina D (menos de 25 ng por mililitro en la sangre).

Para los investigadores, la situación es comparable a la de una pandemia, ya que el déficit de vitamina D presenta numerosos efectos nocivos para la salud, entre ellos un aumento significativo del riesgo de padecer cáncer.

Para conservar una tasa normal de vitamina D en sangre se recomienda una suplementación de unos 4000 UI diarios, y que deberá realizarse durante todo el año, independientemente de que se viva en un país con muchas horas de sol.

Fuentes:

  1. Cashman KD, Dowling KG, Škrabáková Z, et al.: “Vitamin D defciency in Europe: pandemic?” Am J Clin Nutr. 2016.