Los inhibidores de la bomba de protones (IBP), como por ejemplo el omeprazol, pero también los antipsicóticos, los antidepresivos, ciertos analgésicos y los corticoides inhalados, entre otros medicamentos de uso frecuente, pueden incrementar el riesgo de neumonía entre 1,2 y 2,7 veces.

Así lo advierte un informe elaborado conjuntamente por Joan-Ramon Laporte, Profesor Emérito de Farmacología Clínica en la Universidad Autónoma de Barcelona, y David Healy, docente del Departamento de Medicina de Familia en la McMaster University de Hamilton (Canadá)(1).

Este es un dato que se debe tener muy en cuenta, especialmente en el contexto de pandemia en el que nos encontramos, dado que la neumonía es precisamente una de las complicaciones más graves y mortíferas que provoca el coronavirus SARS-CoV-2.

Además, los pacientes de más edad, los más vulnerables a un peor pronóstico de la enfermedad que provoca el virus, son a su vez los que más probabilidades tienen de estar recibiendo, incluso simultáneamente, algunos de estos fármacos. De hecho, se calcula que al menos el 10% de la población de edad avanzada los toma (alcanzando en ocasiones esa cifra el 50%).

Por todo ello, los investigadores urgen que, al menos durante la crisis, los tratamientos médicos sean revisados y que, en la medida de lo posible, se retire su prescripción. Con ello, apuntan, “no solo disminuirá el riesgo de neumonía y sus complicaciones, sino también otros efectos adversos que son causa frecuente de ingreso hospitalario, como por ejemplo las fracturas”.

 

Fuentes:

  1. “En medio de la pandemia por sars-cov-2, es necesaria prudencia con fármacos de consumo frecuente que incrementan el riesgo de neumonía”. Joan-Ramon Laporte, M.D. Profesor Emérito de Farmacología Clínica, Departamento de Farmacología, Terapéutica y Toxicología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Fundación Instituto Catalán de Farmacología (centro colaborador de la OMS para la Investigación y la Formación en Farmacoepidemiología). David Healy, M.D., FRCPsych. Profesor del Departamento de Medicina de Familia de la McMaster University, en Hamilton (Canadá).