Un estudio realizado por la Universidad de Medicina de Pittsburgh (Estados Unidos) ha confirmado que el extracto estandarizado de ashwagandha (Withania somnifera) es eficaz para ayudar en el tratamiento de la esquizofrenia(1).

La investigación contó con 66 pacientes que sufrían esta enfermedad y que fueron divididos en dos grupos: los del primero tomaron 1.000 mg del extracto junto a un antipsicótico durante 12 semanas, y los del segundo un placebo más el antipsicótico durante el mismo período de tiempo.

Tras comparar los resultados se observó que la ashwagandha permitía una mayor reducción de los síntomas de la esquizofrenia (apatía, anhedonia y anergia, entre otros), sin que ello afectara a los efectos obtenidos con el antipsicótico. Por tanto, ambos tratamientos pudieron trabajar en sinergia.

Pero además los pacientes observaron que su estrés se redujo significativamente, lo que confirma que el tratamiento con Withania somnifera es prometedor frente a la esquizofrenia. Pero no sólo para reducir los síntomas de la enfermedad, sino también para recuperar algunos problemas neurofisiológicos que son comunes entre los pacientes (déficits sensoriales en la audición y la visión, por ejemplo) y para los que actualmente no existe ningún tratamiento eficaz.

 

Fuentes:

  1. Marder S.: “Herbal and Nutraceutical Agents for Schizophrenia: Recent Clinical Trials”. Congreso American Society of Clinical Psychopharmacology(ASCP). Miami. 2018.