Los mejores complementos nutricionales para el otoño

Compartir

Recomendaciones directas de nuestro experto en suplementación con los mejores complementos nutricionales para el otoño.

Si no quiere que este otoño el frío termine poniendo en jaque su salud, lo mejor sería que guardase en favoritos o que destacase de alguna forma este texto.

En él va a encontrar las mejores recomendaciones de complementos nutricionales para el otoño, los cuales le interesa empezar a tomar (si es que no lo hace ya) en este preciso momento.

Y es que es justamente ahora cuando uno debe empezar a trabajar las defensas inmunitarias que protegerán su salud y su organismo durante todo el invierno y frente a cualquier tipo de agentes patógenos.

¡Tome buena nota de estos nutrientes indispensables!

Complementos nutricionales para el otoño: lista actualizada y completa

No es la primera vez que hacemos un recopilatorio de los complementos nutricionales más interesantes para la salud en este momento del año.

Sin embargo, hemos pedido a nuestro experto en suplementación, Felipe M. Miller, que renueve la lista con las novedades más interesantes. Y es así como ahora podemos hacerle llegar el listado más completo y actualizado posible.

Por supuesto, usted puede buscar por su cuenta en su farmacia o tienda de productos naturales habituales buenos complementos siguiendo estas indicaciones. Ya verá lo fáciles que son de encontrar.

No obstante, para mayor facilidad al final de cada descripción nosotros le haremos una recomendación concreta que podrá adquirir con apenas un clic.

¡Son complementos nutricionales para el otoño elegidos expresamente para que usted pueda mejorar su salud en este momento!

Los 6 mejores complementos nutricionales para el otoño

1. Vitamina C

Se trata de una de las vitaminas más famosas que existen. Pero, pese a esto, es desconcertante lo poco que en realidad se sabe sobre ella.

Así, por lo general se desconoce que hay que tomar aportes mucho más altos de los que surgieren las autoridades sanitarias si se pretende optimizar la salud.

Si normalmente se nos dice que basta con consumir un par de piezas de fruta para conseguir un aporte medio (unos 80 mg de vitamina C), en realidad eso se corresponde con una dosis mínima.

Solo una cantidad mucho mayor, de más de 400 mg al día, garantiza auténticos beneficios para la salud, sobre todo a nivel cardiovascular.

Hablamos de minimizar el riesgo de infarto, de hipertensión arterial y de ictus. Pero también de sufrir menor cansancio, menor nivel de estrés y de poseer una mayor inmunidad en general, ya que los glóbulos blancos utilizan esta vitamina para destruir a los agresores externos nocivos (como los virus).

Nuestra recomendación concreta es este interesante complemento nutricional de vitamina C liposomal.

No solo contiene la cantidad óptima de esta vitamina, sino que además su forma de presentación, en formato líquido y ultradisponible, la hace un 241% más potente y absorbible.

2. Vitamina D

Junto a la C, esta vitamina que se sintetiza a partir de la exposición solar representa el verdadero pilar de la complementación vitamínica para disfrutar de una salud óptima todo el año.

Y es que, como es posible que ya sepa, ni siquiera en España -país del sol por excelencia- está garantizada la síntesis adecuada entre los meses de octubre y abril.

Es decir, que es necesario suplementarse. Y no con las irrisorias cantidades que proponen las autoridades sanitarias.

¡Se trata de una recomendación ridícula si la comparamos con las 15.000 UI (es decir, hasta 37,5 veces más) que el organismo produce en solo 15 minutos de exposición solar directa!

De hecho, todos los estudios científicos sobre el tema muestran que, para mantener un nivel en sangre adecuado, es necesario un aporte mínimo de 4.000 UI al día a lo largo de todo el año.

Sin embargo, también hay otras cosas importantes que tener en cuenta en lo que a la suplementación con vitamina D respecta.

Por ejemplo, que su absorción y asimilación debe imitar en lo posible a la síntesis natural que hace el organismo con la exposición al sol. Por ello, es preferible evitar las megadosis que se toman esporádicamente y optar por dosis más bajas (de unos 4.000 UI al día) tomadas a diario.

Es teniendo todo esto en cuenta que una de las recomendaciones específicas que le hacemos sobre complementos nutricionales para el otoño es este suplemento a base de vitamina D.

3. Zinc

Otro nutriente indispensable para el correcto funcionamiento del organismo que no queríamos dejar de mencionar en esta lista: el zinc.

Muchas personas creen que no necesitan un aporte extra porque, en realidad, es un mineral presente en muchos alimentos, sobre todo de origen animal.

Sin embargo, ¿sabía que asegurándose un aporte diario de entre 10 y 15 mg puede reducir el número de catarros, así como los días de enfermedad y la toma de antibióticos?

No lo decimos nosotros, sino un interesante estudio realizado sobre este nutriente.

Por ello, especialmente si usted sigue una alimentación con reducida presencia de productos de origen animal (lo que por otra parte es más que recomendable debido a sus efectos inflamatorios), haría bien en valorar la toma de un completo multivitamínico como este.

Contiene zinc en las cantidades precisas para complementar su dieta. Pero, además, lo combina con otros nutrientes (entre ellos, las dos vitaminas de las que también hemos hablado).

4. Probióticos

Los probióticos son bacterias vivas que apoyan y nutren la microbiota intestinal y que se encuentran naturalmente en ciertos alimentos como los yogures o el chucrut.

Al ayudar a reforzar la flora intestinal fortifican el corazón mismo de la inmunidad.

Sin embargo, la investigación científica no es categórica en cuanto a las cantidades de probióticos que hay que tomar y, sobre todo, de qué tipo deben ser.

Sí existe bastante consenso, en cambio, en que en muchos casos la cantidad necesaria es (muy) alta.

Y en que una buena forma de llegar a ella es apostando por un buen complemento nutricional.

A la hora de elegirlo, por un lado debe fijarse en las familias bacterianas que posea (por ejemplo, del grupo láctico –Lactobacillus acidophilusLactobacillus paracaseiLactobacillus plantarum y Bifidobacterium lactis– y del grupo propiónico –Propionibacterium freudenreichii-).

Por el otro, en que incluya otros cofactores metabólicos indispensables para el crecimiento de la microflora probiótica (como oligosacáridos prebióticos, vitaminas del grupo B, magnesio y manganeso), así como cofactores fisiológicos destinados a proteger y regenerar los enterocitos que forman la mucosa intestinal (fosfolípidos, lactoferrina, glutamina, inmunoglobulinas procedentes del calostro, carotenoides y vitaminas del grupo B).

Este es el motivo por el que uno de los mejores complementos probióticos que recomendamos sea este y no otro.

5.  Melatonina

En otoño los días se acortan y las condiciones de luz natural cambian, por lo que pueden aparecer problemas de sueño y desajustes importantes en el ritmo circadiano que requieran un poco de ayuda extra.

Esa ayuda la aporta la melatonina, la conocida como “hormona del sueño”, la cual el organismo segrega naturalmente al caer el sol.

El problema es que la luz artificial y otros elementos cronodisruptores con lo que nos encontramos en el día a día moderno interrumpen su producción, llegando a comprometer nuestro descanso.

Por eso aportarla de forma externa con un complemento de gran biodisponbilidad puede ayudar a adaptarse mejor a los días cortos, los cambios horarios, etc.

Pero no solo eso: dosis terapéuticas de esta sustancia también estimulan la activación de las conocidas como “células T helper”, que regulan la respuesta de otras células inmunitarias.

Y asimismo posee una interesante actividad antioxidante que opera incluso a nivel cerebral, previniendo demencias y otras enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, al tratarse de una neurohormona.

En este caso, además, la propuesta que hacemos es una melatonina liposomal. Es decir, que se absorbe directamente en el torrente sanguíneo, por lo que su asimilación es mucho más eficaz.

6. Plantas calmantes y estimuladoras del ánimo

Para acabar esta selección de complementos nutricionales para el otoño no podía faltar un producto muy necesario y eficaz cuando los síntomas que aparecen son la caída del ánimo y la pérdida de motivación, aunque sea de forma pasajera.

Y es que este es un problema que numerosísimas personas sufren durante estas semanas y también hay soluciones que pueden ayudar rápida y eficazmente.

Por ejemplo, un complemento a base de las mejores plantas medicinales destinadas a subir el ánimo y apaciguar el estrés, la ansiedad, la angustia y la irritabilidad, de paso que mejoran los problemas de sueño y optimizan el descanso.

Algunas de estas hierbas son el toronjil, la matricaria, el tilo y la verbena; todas ellas con una acción específica y prolongada sobre diversos síntomas asociados al malestar emocional (la intranquilidad, la angustia, las palpitaciones…).

Si el otoño afecta a su estado de ánimo, sin duda este es el complemento nutricional que necesita empezar a tomar ahora mismo.


Comentarios 0 comentarios