Según un reciente estudio para el que se contó con 143 pacientes que tenían un alto riesgo cardiovascular, al presentar hipercolesterolemia familiar, un simple análisis de sangre podría predecir un infarto con hasta tres años de antelación.

Lo que hace este análisis es medir el nivel de microvesículas presentes en el plasma sanguíneo, que según la investigación está asociado a un mayor riesgo de infarto, independientemente de los niveles de colesterol que tenga el paciente.

Las microvesículas son pequeñas partículas procedentes de las células, que pueden provenir tanto de células vivas como de las que están empezando el proceso de necrosis y que acaban entrando en el torrente sanguíneo.

Al analizar la cantidad de microvesículas presentes en la sangre, los investigadores descubrieron que un nivel más alto coincidía con problemas patológicos (trastornos aterotrombóticos o hipercolesterolemia familiar). De este modo, gracias a ese análisis de sangre, se podría prevenir con mayor anticipación el riesgo de infarto.

Fuente: Lina Badimon y Teresa Padró. Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares (ICCC). Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología.