Si alguna vez ha experimentado molestias intestinales y las ha pasado por alto, probablemente el artículo que aparecerá en el próximo número de Plantas & Bienestar, del cual le voy a dar un adelanto, le resultará útil.

Pero si es de las personas que las sufren recurrentemente en su vida cotidiana, me atrevería a decir más: le interesa, y mucho.

Primero, porque es consciente de lo incapacitante que puede llegar a ser salir a la calle o acudir a sitios públicos y estar buscando permanentemente la puerta de un baño.

Y segundo, porque en este artículo encontrará algunas soluciones que nunca le han contado para poder prevenir y combatir los trastornos digestivos asociados a las comidas: gases, estreñimiento, diarrea, dolor abdominal…

Entre el 10 y el 20% de la población sufre estas desagradables manifestaciones provocadas por un trastorno conocido popularmente como colon irritable y al que la ciencia ha dado un nombre oficial: síndrome del intestino irritable (SII).

Pero aparte del nombre, poco más sabemos de él, más allá de que para ser diagnosticado, el dolor abdominal o el dolor digestivo tienen que manifestarse al menos tres días al mes y durante tres meses consecutivos.

Realmente se trata de un perfecto desconocido del que no se saben con certeza ni las causas, ni, por tanto, las formas de evitarlo. Así que si sufre problemas intestinales de esta índole parece condenado precisamente a eso, a sufrirlos con paciencia y resignación.

Pero sólo lo parece: existen soluciones que pueden ayudarle.

Si bien es cierto que, en principio, no se trata de un problema que ponga en serio riesgo su salud (como sí ocurre con otras enfermedades asociadas al intestino, como la enfermedad de Crohn o la rectocolitis hemorrágica), también lo es que esta patología puede afectar seriamente a su calidad de vida.

Los gastroenterólogos están manejando varias hipótesis sobre el origen del SII, entre ellas el estrés, la permeabilidad intestinal (que permite a las bacterias perjudiciales atravesar la pared intestinal y llegar a la sangre, afectando al sistema inmunitario) o el desequilibrio de la flora intestinal o disbiosis.

Pero mientras la investigación médica continúa intentando identificar las posibles causas de este trastorno, lo que se me antoja imprescindible es ofrecerle soluciones. Como le he dicho, existen, y las encontrará todas en el artículo que va a poder leer en el número de mayo de Plantas & Bienestar.

Por eso estoy convencido de que le va a interesar, porque está escrito a la medida de las personas que sufren SII.

Uno de los primeros consejos que encontrará en él es enfrentarse al problema usted mismo a través de la alimentación; es decir, identificar primero y restringir después los alimentos que le provocan molestias intestinales (también debe asegurarse que no padece ninguna intolerancia alimentaria).

Pero si esto no le funciona debe poner en práctica otros consejos que le ayudarán a calmar sus problemas intestinales:

  • Cuidar la masticación y otros hábitos cotidianos que contribuyen a mejorar el bienestar digestivo.
  • Evitar a toda costa ciertos alimentos acidificantes.
  • Aplicar algunos trucos para reducir los gases y la hinchazón que provocan alguna verduras y legumbres.
  • Conocer qué probióticos son los más adecuados para proteger la flora intestinal (y también los complementos nutricionales ideales).
  • Aprender a aliviar el estrés (un factor desencadenante y agravante del SII) y qué técnicas de relajación le ayudarán a mantenerlo a raya.

Ahora bien, además de todas estas soluciones a los problemas del intestino irritable, en este artículo de Plantas & Bienestar no pueden faltar las protagonistas indiscutibles de esta publicación. ¿Adivina quién?

Claro que sí: las plantas y su increíble poder curativo.

Las plantas, la ayuda imprescindible para calmar a un colon irritable

Son muchas las plantas medicinales que pueden ayudarle a calmar los síntomas del SII, tanto en infusión como en forma de extractos estandarizados o aceites esenciales.

Así, por ejemplo:

→ Las plantas carminativas son las más adecuadas contra las fermentaciones que causan hinchazón abdominal.

→ Para la diarrea existen plantas astringentes de gran eficacia, al igual que las hay laxantes que le ayudarán a combatir el estreñimiento.

→ También hay remedios vegetales contra los dolores intestinales y para aliviar el estrés y la ansiedad.

Todas ellas están recogidas en una tabla al final del artículo, junto a la posología y contraindicaciones de cada una. Le será muy útil y le recomiendo que la tenga siempre a mano si padece del síndrome del intestino irritable.

En función de los síntomas que presente, siempre encontrará una planta que le ayudará a calmarlos. Por ejemplo, a pesar de sus múltiples virtudes, la fibra siempre es digerida por las bacterias intestinales generando gran cantidad de gases. Para evitarlo no hay nada como una infusión de badiana o anís estrellado. Y además descubrirá la dosis exacta de esta planta y los tiempos de cocción necesarios para su correcta preparación.

No se resigne a las molestias intestinales asociadas al SII cuando hay infinidad de plantas que le permitirán aliviar su sufrimiento. No espere más para adentrarse en el fascinante universo de la fitoterapia.

Además, este práctico a interesantísimo artículo que le ayudará a calmar los trastornos intestinales para siempre no es lo único que encontrará en su primer número de la publicación. También descubrirá:

  • CATAPLASMAS DEL S. XXI. Si pensaba que las cataplasmas no eran más que antiguos remedios de la abuela, poco prácticos y menos eficaces que los fármacos… ¡déjeme decirle que no podría estar más equivocado! Este mes descubrirá que estos remedios de antaño son en realidad la forma más sencilla y natural de aliviar los dolores y tratar diferentes problemas. Y las comodidades de hoy día (desde el film plástico a los robots de cocina) facilitan enormemente la tarea. Estoy convencido: nada más leerlo empezará a elaborar sus propias cataplasmas.
  • AFONÍA: RECUPERE LA VOZ CON UNA SIMPLE TISANA. Se acabaron las pastillas, los caramelos y, sobre todo, la sensación de angustia que provoca no poder hablar. La base de esta tisana es la Sisymbrium officinale, conocida precisamente como “hierba de los cantores”, que es miorrelajante (es decir, que relaja los músculos, en especial los de la laringe) y antitusiva. Combinada con el resto de plantas de la receta que este mes va a conocer, le devolverá la voz ¡casi al instante!
  • ACABE CON EL ESTRÉS EN 6 SEMANAS. Ese es el tiempo que necesita para poner fin a sus problemas de estrés, uno de los factores ligados al estilo de vida más dañinos para la salud. Nuestro programa incluye nuevos hábitos, complementos nutricionales y aceites esenciales, y con él descubrirá una nueva forma de vivir y extraordinarios resultados en su salud.
  • “LOS MÉDICOS NO PODEMOS IGNORAR LA DEMANDA DE TERAPIAS COMPLEMENTARIAS”. Este mes entrevistamos a un médico hepatogastroenterólogo que lleva décadas utilizando las plantas medicinales como un arma terapéutica de primer orden en multitud de casos que atiende en su consulta. Las semillas de linaza, la semilla y la raíz de angélica, el alga antiácida, la amapola, las raíces de valeriana… son algunos de los remedios que más receta a sus pacientes. Descubra todo lo que este médico quiere compartir con usted.

También en el número de Plantas & Bienestar de mayo:

  • CULTIVAR ORÉGANO, UNA ESPECIA ESENCIAL. Conozca todas las claves para cultivar con éxito en su propia casa esta hierba aromática, una de las reinas de nuestra cocina y una de las plantas de mayor valor medicinal. ¡Y también hacemos un repaso a todas sus virtudes terapéuticas y usos!
  • COSMÉTICA VEGETAL. Este mes descubrirá la receta para elaborar en casa un bálsamo de labios completamente natural. Con él se acabaron los labios agrietados y deshidratados, pero lo mejor es que para conseguirlo no tendrá que recurrir a los productos convencionales, plagados de metales pesados y otros agentes tóxicos.

Debe pedirlo antes del próximo lunes 9 de abril para poder recibirlo impreso.

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.