Más de tres millones de españoles sufren trastornos de ansiedad; un problema que se ha descubierto que podría afrontarse gracias a programas educativos a base de técnicas cognitivo-conductuales, antes que con los fármacos.

Estas son las conclusiones obtenidas de la revisión de 29 ensayos clínicos que ha permitido reunir a 10.430 pacientes de 11 países y según la cual este tipo de acciones reduce en un 43% la aparición de nuevos casos de ansiedad, sin necesidad de acudir a los psicofármacos.

Este estudio pone además el foco de atención en el hecho de que, cuando una persona sufre trastornos de ansiedad, acude rápidamente a unos medicamentos que lo único que hacen es limitar, y por poco tiempo, los estados de ansiedad.

De ahí la importancia de que estos programas, que incluyen muy diversas técnicas (exposición a las fobias, modificación de conductas, autocontrol, relajación y respiración…) según el problema del que se parta, sean llevados a cabo por especialistas en salud mental. Y también de que se empiecen a aplicar en las personas que todavía no sufren depresión pero que tienen riesgo de acabar padeciéndola.

Fuente: Patricia Moreno-Peral, Sonia Conejo-Cerón,  Maria Rubio-Valera, Anna Fernández,  Desirée Navas-Campaña, Alberto Rodríguez-Morejón,  Emma Motrico, Alina Rigabert, MSc; Juan de Dios Luna, Carlos Martín-Pérez, Antonina Rodríguez-Bayón, María Isabel Ballesta-Rodríguez, Juan Vicente Luciano, Juan Ángel Bellón: “Effectiveness of Psychological and/or Educational Interventions in the Prevention of Anxiety: A Systematic Review, Meta-analysis, and Meta-regression”. JAMA Psychiatry. 2017.