El dolor crónico es una enfermedad invisible. Pero que no se vea desde fuera no quiere decir que no exista. De hecho, una de cada seis personas en nuestro país lo padece, el 35% de las cuales vive sufriendo dolor durante toda la vida.

Además del propio sufrimiento que causa a quien lo padece, también afecta severamente a la esfera personal, familiar y laboral.

Los analgésicos, tanto de venta libre como bajo prescripción, poseen dos inconvenientes terribles.

El primero es que, aunque sin duda alivian el dolor, tiene efectos secundarios, por lo que no pueden usarse durante semanas seguidas sin correr el riesgo de sufrir sus graves efectos secundarios.

La aspirina hace desaparecer rápidamente el dolor, pero a la larga provoca sangrados estomacales; el ibuprofeno causa problemas cardíacos; el paracetamol resulta muy tóxico para el hígado y posee un efecto nocivo sobre los cartílagos. Y todos ellos causan también trastornos intestinales.

El otro problema es que sus efectos terminan siendo menores con el paso del tiempo, con lo cual incluso dejan de servir para aquello para lo que se destinan: calmar el dolor.

Se trata de un enorme problema para las personas que padecen dolores crónicos. Estoy pensando en diferentes tipos de artrosis y artritis, neuralgias, diabetes, dolores provocados por cáncer, fibromialgia, enfermedad de Lyme o esclerosis múltiple, por citar algunos. Pero la lista es mucho más larga.

Saber cómo tratar el dolor crónico debería ser una prioridad en el sistema médico (para que se haga una idea, se estima que entre el 40 y el 80% de las consultas médicas están relacionadas con el dolor).

Y, sin embargo, los prejuicios parecen tener siete vidas, como los gatos, y los remedios naturales a base de plantas analgésicas y antiinflamatorias, dietas específicas y complementos nutricionales son menospreciados sistemáticamente, aun cuando ofrecen un abanico casi infinito de posibilidades de notable eficacia.

Y no sólo eso, sino que además las plantas poseen una acción específica y totalmente directa. Así, existe un arsenal natural entre el que elegir para cada tipo de dolor:

  • Contra los dolores nociceptivos (derivados de lesiones musculares, cutáneas u óseas, como por ejemplo quemaduras, fracturas, golpes, desgarros…).
  • Contra los dolores crónicos, como por ejemplo la artrosis y las migrañas.
  • Contra los dolores de tipo neuropático (es decir, el provocados por una lesión en los nervios).

En Salud AlterNatura no nos podíamos quedar callados ante esta terrible realidad, por lo que hemos preparado un especial sobre analgésicos naturales específicamente dedicados para el dolor crónico que va a ser esencial para esa gran cantidad de personas que viven sufriendo.

Se trata de una guía enormemente exhaustiva y rigurosa que le explica punto por punto cada sustancia y cómo utilizarla para que pueda explorar este universo tan prometedor. Sabrá lo que puede esperar de cada una de ellas según cada tipo de dolor.

Por ejemplo, en caso de dolores postoperatorios, la curcumina es asombrosa, pero no espere gran cosa de ella en caso de migraña. O la melatonina, que es la molécula natural más eficaz contra los dolores neuropáticos, pero no es lo que le aconsejaríamos en caso de dolor de cabeza o migraña.

Con nuestra guía en las manos será muy fácil para usted profundizar en cada sustancia y en cada dolor, con la certeza de que todo lo que aquí se dice ha sido objeto de avanzados estudios científicos que demuestran cada palabra que decimos.

Todo está perfectamente explicado en el nuevo número de Salud AlterNatura, que estamos a punto de cerrar y enviar a la imprenta. Por lo tanto, si usted quiere tener la seguridad de recibirlo, debe pedirlo sin falta antes del día lunes 18, pues pasado ese día será demasiado tarde.

De regalo: soluciones naturales para dolores ocasionales

Ante tantas personas que sufren dolor, teníamos claro que queríamos preparar un especial sobre el dolor. Pero el resultado fue tan completo que tuvimos que dividirlo en dos números, así que toda esta información sobre el tratamiento natural del dolor crónico es en realidad la segunda parte, puesto que en el número anterior ya salió la primera, dedicada al dolor agudo y puntual.

Para que usted no se lo pierda, tan pronto decida recibir Salud AlterNatura nos aseguraremos de añadir también a su pedido el número anterior (completamente gratis), para que así usted pueda tratar también dolores puntuales y agudos como el de cabeza, el de un esguince o el que se siente en la espalda a veces tras todo un día sentado delante del ordenador SIN UNA SOLA PASTILLA.

Y es que el paracetamol, la aspirina y el ibuprofeno son mucho más peligrosos de lo que parece, aunque se tomen ocasionalmente. No son medicamentos banales ni inocuos y se toman de forma abusiva.

La alternativa a no envenenarse con medicamentos no es sufrir y resistir estoicamente, por supuesto que no. Porque existen soluciones para neutralizar el dolor sin pastillas, sin efectos adversos y con resultados frente al dolor puntual y agudo iguales o incluso superiores a los de los medicamentos clásicos.

La cúrcuma, por ejemplo, es un analgésico muy potente. Tanto como la cortisona y el ibuprofeno, especialmente frente al dolor articular, la poliartritis reumatoide y la gota. También actúa muy bien en caso de síndrome del colon irritable, para el dolor postoperatorio, el premenstrual y el causado por las heridas. Pero no estoy hablando de cúrcuma tal como la usaría en la cocina (pues como especia contiene muy poca curcumina y ésta tampoco se absorbe muy bien en el tubo digestivo, por lo que no tendría efecto analgésico), sino de 2 gramos de cúrcuma fosfolipídica (una mezcla de lecitina y curcumina).

Le aseguro que funciona de forma espectacular. Hay cientos de estudios que han mostrado que reduce la síntesis de los mediadores de la inflamación, regulan su actividad y disminuyen significativamente el dolor.

Hay otras tres potentes “armas” naturales a su disposición para evitar la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno y demás medicamentos para el dolor puntual, que encontrará perfectamente detalladas en el ejemplar que vamos a enviarle gratis para que pueda tener completo nuestro “Especial analgésicos y dolor”. Son el jengibre, el sauce blanco y el aceite esencial de lavanda.

Recuerde:

Si usted o algún familiar sufre dolor crónico, o simplemente quiere hacer frente al dolor ocasional de forma inocua pero muy eficaz, le recomiendo que pida ya el nuevo número de Salud AlterNatura. Porque además de recibir el especial sobre el dolor crónico, también vamos a enviarle de regalo toda la información sobre el dolor puntual.

Y también le recomiendo que tenga esta información bien a mano en casa, para que tanto usted como su familia cuenten con soluciones naturales y eficaces para cortar por lo sano con el dolor sin recurrir a los fármacos.

Estamos tan convencidos de que va a cambiarle la vida que nos hemos atrevido a darle una garantía excepcional:

Alivie el dolor sin medicamentos… o le devolvemos el dinero

Todos sentimos dolor en algún momento y recurrimos al ibuprofeno, el paracetamol o las aspirinas. Por eso es tan importante que difundamos las alternativas que encontrará en Salud AlterNatura, con todas sus detalladas explicaciones.

Pruebe estas soluciones sin arriesgar ni un céntimo de su dinero. Si no le convence lo que le contamos, sólo tiene que llamarnos al teléfono 912 194 721 en los siguientes 30 días o escribirnos un e-mail a contacto@saludnutricionbienestar.com y le devolveremos su dinero.

Palabra.

Pero debe darse mucha prisa para pedirlo. Debe hacerlo antes del 18 de diciembre, es la única forma de asegurarse de recibir toda la información completa. No espere más y haga clic en el siguiente botón para pedirlo.