Las inyecciones de insulina pueden convertirse en cosa del pasado gracias a la cápsula que han desarrollado investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y que permite administrar la insulina por vía oral(1).

La peculiaridad de esta cápsula es que contiene una pequeña aguja de insulina comprimida que, al llegar al estómago, se clava en su pared. La punta de la aguja está compuesta por insulina comprimida y liofilizada, mientras que el cuerpo de la aguja ha sido fabricado con material biodegradable, por lo que no hay riesgo de posibles efectos secundarios.

Ya se ha probado su eficacia con animales y los resultados han confirmado que, efectivamente, la insulina administrada de este modo consigue reducir el nivel de azúcar en sangre, obteniéndose el mismo resultado que si se administrara con las tradicionales inyecciones, pero de una forma más cómoda.

 

Fuentes:

  1. Robert Langer y Alex Ambramson: “New pill can deliver insulin”. Massachusetts Institute of Technology (MIT). Science. 2019.