Imagínese por un momento respirar, caminar… (en definitiva, vivir) a nada menos que 50º C.
Esta es la pesadilla a la que en los últimos días han tenido que enfrentarse los ciudadanos de ciertas zonas de la costa del Pacífico en Estados Unidos y Canadá, donde la intensa ola de calor se ha cobrado centenares de vidas en menos de una semana.

Pues bien, este fin de semana se esperan casi las mismas temperaturas en algunas partes de España. Muchos puntos sobrepasarán con creces los 40º C, y esta es una tendencia que empeora cada año: de forma general cada vez las olas de calor son más graves y persistentes.

De hecho, los fallecimientos atribuibles al calor en nuestro país se calculan en unos 1.300 anuales. Pero lo que es peor es que un reciente estudio alerta, precisamente, de que el riesgo podría ser incluso mayor de lo ya calculado hasta el momento… ¡y sobre todo durante la noche! (1)

La mortalidad se dispara en las noches más cálidas

Los investigadores estimaron ya en su día que las conocidas como “noches tropicales” (es decir, cuando las temperaturas mínimas no bajan de los 20º C) disparan hasta un 10% la mortalidad en general en una ciudad como Barcelona -bañada por el Mediterráneo, que en verano está caliente y favorece una mayor sensación térmica-. (2)

Sin embargo, un estudio publicado hace escasos días en la prestigiosa revista Epidemiology y centrado en todas las regiones del sur de Europa, entre ellas España, sitúa esa cifra hasta en un 12% en algunos puntos de nuestro país.

Concretamente hablamos de aquellas áreas en las que la mitad de las noches estivales superan los 20º C al menos durante unas horas, como es el caso de Madrid. (3)

El problema es que el de las noches tórridas es un fenómeno en aumento, motivo por el que numerosos expertos alertan de sus consecuencias.

En la capital, donde el calor se concentra por el efecto denominado “isla urbana”, el número de noches tropicales se habría duplicado en los últimos 70 años. Pero es que en otros lugares como Valencia las noches tropicales se habrían ¡nada menos que cuadruplicado! (4)

Qué provoca el calor nocturno en el organismo (y cómo evitarlo)

Lo que sucede por la noche es que el calor impide descansar y que el cuerpo se recomponga del estrés térmico sufrido durante el día, lo que a la larga puede resultar fatal. Y de hecho el citado estudio también ha revelado, en este sentido, otra cuestión crítica: la intensidad del calor nocturno es más determinante que su duración.

Es decir, que es mucho peor para el organismo pasar una hora durmiendo a una temperatura muy elevada que hacerlo durante más tiempo pero con un calor más moderado.

Sin duda, la solución para muchos pasa por encender el ventilador o conectar el aire acondicionado. Sin embargo, estos métodos también pueden pasar una importante factura a la salud cuando se somete al cuerpo a cambios bruscos de temperatura.

Hay, en cambio, una medida de absoluto sentido común -aunque lo cierto es que muy pocas personas la siguen- para evitar el calor mientras se duerme sin poner en riesgo la salud.

Se trata de uno de los muchos consejos que recogí en un texto repleto de valiosas pautas contra el calor extremo. A continuación le dejo el enlace para poder acceder a él:

☼ LEER AQUÍ: ☼

“LOS MEJORES CONSEJOS
CONTRA EL CALOR EXTREMO”


Estoy seguro de que le ayudarán a hacer de su casa un pequeño “oasis” frente a las altas temperaturas, protegiendo al máximo su salud y la de los suyos.

Y por supuesto si cree que puede resultar interesante y útil para algún familiar o amigo (¡me extrañaría que no!) no dude en reenviarles directamente este e-mail. Seguro que se lo agradecen enormemente.

¡A su salud!