Astaxantina: el pigmento rojo que protege la piel del envejecimiento

Una nueva arma para combatir las arrugas llega directamente de la Madre Naturaleza. Se trata de la astaxantina, un pigmento de la familia de los carotenoides que no es solo el responsable del asombroso color de los flamencos y de las gambas, sino que ahora se sabe que también posee fantásticas propiedades antioxidantes y ayuda a combatir el envejecimiento cutáneo.

Esta conclusión es el resultado de una investigación(1) que ha evaluado los efectos de esta sustancia tras un consumo de 4 semanas en una dosis de 4 mg al día. En concreto, el estudio se realizó sobre 31 personas de unos 40 años. Durante el estudio se evaluó su estructura de la piel y su nivel de un compuesto sanguíneo que refleja el estrés oxidativo del cuerpo.

Los resultados demostraron que este se reducía gracias a la toma de astaxantina, así como que la piel mostraba signos de rejuvenecimiento, como por ejemplo con una interrupción de la descamación de la capa córnea, una menor presencia de microbios y una presencia de gotas lipídicas (cuerpos lipídicos) más densas. ¡Y todo sin bótox ni bisturí!

 

Fuentes:

1. Chalyk E, et al. “Continuous Astaxanthin Intake Reduces Oxidative Stress and Reverses Age-Related Morphological Changes of Residual Skin Surface Components in Middle-Aged Volunteers”. Nutrition Research. doi: 10.1016/j.nutres.2017.10.006.