La toma de estatinas puede ser la causa de la calcificación de las arterias coronarias, afectando de este modo al correcto funcionamiento del corazón y de los vasos sanguíneos.

Estas son las conclusiones a las que se ha llegado tras revisar numerosos informes farmacológicos y observar que las estatinas inhiben la síntesis de la vitamina K2, que a su vez protege a las arterias de la calcificación.

De este modo, la epidemia de insuficiencia cardíaca y arteriosclerosis que se está viviendo también está siendo agravada por el elevado y a veces indiscriminado uso de estatinas. Por este motivo los investigadores de la revisión piden que se reevalúen las pautas que actualmente se siguen para prescribir un tratamiento con estatinas, señalando que los pacientes deben ser informados de todos los efectos adversos de las estatinas.

Fuente: Harumi Okuyama, Peter H Langsjoen, Tomohito Hamazaki, Yoichi Ogushi, Rokuro Hama, Tetsuyuki Kobayashi & Hajime Uchino: “Statins stimulate atherosclerosis and heart failure: pharmacological mechanisms”. Expert Review of Clinical Pharmacology. Febrero 2015.