Quizá usted duerma habitualmente con el teléfono móvil sobre la mesilla, justo al lado de su cabeza, porque lo utiliza como despertador. Y quizá tiene en su cuarto una radio, un ordenador, un televisor o algún otro aparato electrónico permanentemente conectado y a la vista. Puede que incluso se haya dormido alguna vez con la televisión encendida.

También es posible que alguna vez se haya sorprendido al conocer a alguien que se preocupa por los efectos de las ondas electromagnéticas hasta el punto de desconectar el router del wifi y apagar el móvil y otros aparatos electrónicos durante la noche. Puede que al escucharle haya pensado: “¡Menuda exageración!” Pero… ¿lo es realmente?

Es posible que muchas de las personas afectadas por la radiación electromagnética también creyesen que no era para tanto antes de sufrir sus consecuencias en primera persona.

Entre la enorme cantidad de síntomas que pueden provocar este tipo de radiaciones están la irritabilidad, cefaleas, somnolencias, mareos, alteraciones de la frecuencia cardíaca, fatiga, dermatitis y alteraciones del sistema inmunológico. Pero también problemas de salud mucho más graves como infertilidad, cáncer, párkinson, alzhéimer… (1) (2)

Hoy en día se conocen muchos de estos casos porque sus protagonistas han denunciado que los niveles a los que se encuentran expuestos en sus casas y barrios son excesivos, y asimismo han puesto en marcha campañas para conseguir una mayor protección de su salud y de la de todos sus vecinos.

Por ejemplo, en León se movilizó la Asociación Leonesa Contra las Ondas Electromagnéticas (Alcoe) para evitar que se implantase la red de internet inalámbrica en todo el espacio público de la ciudad. Este colectivo alega que las dolencias de 24.000 leoneses podrían estar relacionadas con los efectos de estas ondas electromagnéticas, según sus propios cálculos. (3)

La fatiga persistente y los dolores musculares fueron los que alertaron a Heribert Llorente, vecino de Cambrils (Tarragona), a donde se mudó hace ahora cuatro años y medio. Su casa se encuentra frente a una antena de repetición, pero en un primer momento restó importancia a este asunto. Fue sin embargo la “pesadilla continua” que vivieron él y su pareja durante meses (apatía, agotamiento, falta de descanso…) lo que le llevó a buscar desesperadamente un remedio para ese calvario. (4)

Quizá hasta ese momento nunca creyó que las ondas electromagnéticas eran realmente capaces de desencadenar tales efectos, pero ante la sospecha lo primero que hizo fue buscar a un experto.

Como ya imagina, el resultado de las pruebas realizadas en su casa pone los pelos de punta: ¡vivían expuestos expuesto a 2.000 microvatios por centímetro cuadrado, una auténtica barbaridad!

Hemos instalado en la ventana más próxima a las antenas unas cortinas de microfilamentos de cobre y plata para evitar que las radiaciones entre en casa”, explica Heribert. “Básicamente, hemos protegido las posibles vías de entrada de las emisiones”. (4)

Está claro: desconocer qué implican las radiaciones electromagnéticas puede poner en riesgo nuestras vidas a diario, sin que tengamos la menor idea del peligro que corremos. Incluso aunque tengamos malestar (y quizá alguna enfermedad grave), puede que tardemos demasiado tiempo en asociar esos problemas de salud con la radiación a la que estamos expuestos en casa o en el trabajo.

Eso es lo que le sucedió a una mujer de unos 60 años de edad que acostumbraba a ver la televisión cada noche con el teléfono móvil encendido sobre la rodilla derecha. Pasado un tiempo, le fue detectado un cáncer en el punto exacto en el que cada noche apoyaba el teléfono.

Una vez curada, la protagonista de esta historia necesitaba saber a ciencia cierta si estos dos hechos estaban relacionados entre sí (lo que, por supuesto, suponía). Abordó al término de una conferencia a nuestro compañero Emmanuel Duquoc, que precisamente en aquella época se encontraba investigando hechos similares, y le expuso sus dudas.

¿Era aquél un caso aislado? Emmanuel tardó muy poco tiempo en darse cuenta de que no. Poco después descubría la historia de un adolescente que había desarrollado alzhéimer en cuestión de meses por dormir con el teléfono móvil bajo la almohada. ¡Un caso gravísimo!

El resultado de su investigación es un amplio artículo publicado en el último número de Salud AlterNatura. En él, entre otros puntos, aborda en profundidad cómo varía el nivel de radiación al que usted permanece expuesto según el tipo de teléfono móvil que utilice, cómo afectan las hiperfrecuencias a los sistemas neurovegetativo y endocrino y todo cuanto ya se ha investigado sobre este tema y nunca ha salido a la luz. Pero, lo que es más importante, este artículo le permite entender qué riesgos conllevan los niveles de radiación que se concentran en su casa y su puesto de trabajo, por ejemplo, y qué medidas puede adoptar para protegerse. (5) )

No debería seguir ignorando este tipo de riesgos, a los que expone su salud permanentemente y sin saberlo.

Si quiere descubrir todas y cada una de las consecuencias que puede acarrear la exposición a las hiperfrecuencias y saber qué debe hacer para evitarlas, puede hacerlo ahora mismo y completamente gratis.

No queremos que se quede sin esta información de vital importancia para su salud y la de los suyos, por lo que, si se suscribe ahora mismo, recibirá como regalo el último ejemplar de Salud AlterNatura, en el que se incluye el artículo “Wifi, 4G, bluetooth… así nos afecta”.

Sólo tiene que suscribirse (su suscripción anual comenzará con el número de septiembre) e inmediatamente podrá descargar en PDF el ejemplar de agosto. Puede solicitarlo ya mismo a través de este enlace.

Salud AlterNatura es una nueva e increíble publicación mensual sobre bienestar y soluciones alternativas y complementarias de salud. Quienes ya la reciben están entusiasmados con su contenido. Estamos seguros de que a usted también le va a encantar y, sobre todo, hará muchísimo por su salud y la de los suyos.

Además del artículo sobre cómo combatir los riesgos de las hiperfrecuencias, en esta edición que está a punto de recibir como regalo podrá leer sobre otros temas especialmente interesantes para proteger su salud y la de los suyos. Aquí tiene un breve resumen de lo que encontrará en él:

  • ¿Sabía que las mujeres de entre 50 y 70 años con un buen aporte de potasio tienen un 10% menos riesgo de morir por cualquier causa? Así de importante es este mineral en nuestro organismo. Descubra las cinco señales que revelan que le falta potasio y los alimentos a los que debe dar prioridad con urgencia para tener el nivel adecuado.
  • Carne roja: ¿es tan mala como dicen? Hace meses la Organización Mundial de la Salud (OMS) sembró el pánico al alertar de que la carne roja es cancerígena (equiparándola a la carne procesada y los embutidos), ¡y eso que 800 estudios sobre el tema no habían logrado vincularla al cáncer! Este mes conocerá la práctica industrial (y de algunas carnicerías pequeñas) que podría explicar esta grave alerta alimentaria y aprenderá todo lo que necesita para evitar sus riesgos.
  • Algunos piensan que acudir a psicoterapia sólo es para las personas enfermas que necesitan esa clase de ayuda. No se equivoque; nuestras emociones y vivencias tienen un enorme impacto sobre nuestra salud. ¿Se anima a ver a un psicólogo? Le ayudará a vivir mejor. Descubra cómo puede ayudarle la psicoterapia y cómo reconocer a un buen profesional.
  • Más problemas para los antibióticos. El mal uso y el abuso de los antibióticos ha vuelto resistentes a las bacterias, a las que ya no “mata”. Por el contrario, los antibióticos alteran de forma muy seria la flora intestinal, afectando a la permeabilidad del intestino, lo que puede causar enfermedades inflamatorias y autoinmunes. ¿Solución? Tomar antibióticos sólo cuando sea imprescindible y, además, reforzar la flora intestinal mientras dure el tratamiento. Le explicamos cómo hacerlo.
  • La sociedad farmacéutica Bayer ha ganado millones con la comercialización de la aspirina, un fármaco de laboratorio cuyo principio activo, el ácido acetilsalicílico, procede de la flor de una planta llamada reina de los prados. Mientras que tomar aspirina presenta riesgos (úlceras, gastritis erosivas hemorrágicas, hemorragias…), la flor sólo tiene efectos positivos. Pruebe con una infusión de reina de los prados antes de tomar una aspirina, y piense también en ella para tratar las migrañas, la gota y las diarreas.
  • Sofocos, sudores, aumento de peso… ¿le suena? La menopausia es un torbellino de malestares para cualquier mujer y, lo que es aún peor, los tratamientos de la medicina convencional para mitigarlos provocan terribles efectos secundarios. Este mes conocerá la verdad sobre los tratamientos hormonales sustitutivos (si hay que prescindir de todos, cuál es su verdadera relación con el cáncer…) y de qué soluciones naturales podrá valerse para aliviar sus síntomas, evitar el aumento de peso tan común en esta etapa y, en definitiva, mejorar su calidad de vida.
  • Los estiramientos deben formar parte de nuestra rutina diaria, ya que sirven para corregir la postura, y esta es la piedra angular de nuestro organismo. Si no se tienen las articulaciones bien alineadas o si están demasiado (o insuficientemente) tensas, existe el riesgo de que se deterioren. Pero ¡ojo!: hay que prestar especial atención a que la postura en la que se realizan los estiramientos sea la correcta.

Como ve, las páginas de Salud AlterNatura están repletas de consejos y apuntes útiles para su día a día, siempre apoyados en alternativas naturales para su salud y bienestar. ¡Y este número se lo regalamos!

Y además, como regalo especial, “El gran informe contra el cáncer”

De regalo con su suscripción a Salud AlterNatura, también le vamos a enviar “El gran informe contra el cáncer”. Va a descubrir la alimentación que protege del cáncer, cómo provocar el “suicidio” de las células cancerígenas, cómo purificar y desintoxicar el organismo, la fabulosa historia de la isla anticáncer, los complementos alimenticios para acompañar el proceso de quimioterapia, los análisis de sangre que indican si hay riesgo de desarrollar un cáncer y cómo corregir los desequilibrios ocasionales, la verdad de los fitoestrógenos, así como todo lo que hay que saber y hacer si le detectan un cáncer de mama o de próstata.

Descubrirá cómo el estrés, aunque no “produzca” cáncer, contribuye en gran medida a su desarrollo. Y podrá conocer desde especias anticáncer que podrá encontrar en su despensa hasta controlar los equilibrios hormonales; se va a beneficiar tanto de estos pequeños actos cotidianos como de los últimos avances científicos. Verá que toda esta información, que ha sido cuidadosamente recopilada de la mano de grandes expertos, le resultará valiosa tanto para prevenir el cáncer como para vivir con él y curarlo. Y es que, hoy en día, un cáncer ya no es sinónimo del fin de la vida.

Si se suscribe ahora a Salud AlterNatura podrá descargarse ya mismo también este increíble Informe, además del ejemplar gratuito del que le hemos hablado. Hágalo ahora haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).

Fuentes

  1. Sciences et Avenir marzo 2015 p.76.
  2. Goldsmith, J.R. Radiofrequency Epidemiology, Environmental Health Perspectives, Vol 105, at 1585, Supp 6, Table 8, Dec (1997).
  3. Carmen Tapia, Afectados por las radiaciones reclaman parar la difusión de la red wifi en León, Diario de León. Noviembre, 2015. León.
  4. E. Armora, Un afectado por la radiación de antenas: “Apenas podía pensar. Me levantaba agotado, sin fuerzas”, ABC. Enero, 2016, Barcelona.
  5. Précis de médecine aéronautique et spatiale (Recopilación de medicina aeronáutica y espacial), Edgar Evrad, Éditions Maloines 1975. Capítulo 23: Pathologies professionnelles du personnel chargé de la sécurité et de la circulation aérienne (Patologías profesionales del personal encargado de la seguridad y circulación aérea).