Un nuevo probiótico a base de arándanos fermentados destaca por su sorprendente capacidad antioxidante y antiinflamatoria, lo que resulta muy interesante para reducir la hipercolesterolemia(1).

Sus propiedades ya han sido probadas y confirmadas con varios ensayos in vitro e in vivo. Así, se ha demostrado que contribuye a reducir el colesterol en un 67,17% y, además, al ser muy rico en antocianinas (un tipo de flavonoide), reduce considerablemente el nivel de lípidos en sangre.

Otras pruebas realizadas con ratones a los que dieron este zumo de arándanos fermentado durante un mes y a los que sometieron a varias pruebas físicas demostraron que también reduce la fatiga.

 

Fuentes:

  1. Yehua Yan, Fang Zhang, Zhengyuan Chai et al.: “Mixed fermentation of blueberry pomace with L. rhamnosus GG and L. plantarum-1: Enhance the active ingredient, antioxidant activity and health-promoting benefits”. Food and Chemical Toxicology. 2019.