Un equipo de investigadores españoles ha desarrollado un nuevo dispositivo que permite reducir considerablemente el tiempo empleado para ofrecer un diagnóstico sobre el estado de los huesos y dientes del paciente(1). Su peculiaridad reside en que se emplean pulsos de radiofrecuencia en lugar de radiación ionizante.

Esta novedad, además de que ofrece más seguridad al paciente, permite observar con gran detalle el estado de los huesos y los dientes y en 30 segundos como máximo, cuando antes se requería al menos una hora para obtener una imagen más o menos fiable.

Se trata, en definitiva, de un nuevo método de detección por imagen mucho más seguro y rápido, además de nada invasivo. Y ya se ha confirmado su eficacia, por lo que el siguiente paso será llevarlo a las clínicas dentales para que los pacientes puedan beneficiarse de ese mejor diagnóstico óseo. Si todo marcha según lo previsto, los primeros dispositivos estarán disponibles este mismo año.

Fuentes:

  1. José M. Algarín, Elena Díaz-Caballero, José Borreguero et al.: “Simultaneous imaging of hard and soft biological tissues in a low-field dental MRI scanner”. Scientific Reports. 2020.