Desde hace años se sabe que el colesterol de los huevos no supone ningún problema para la salud pero, ¿hay que comer huevos todos los días? Y lo más importante: ¿cuántos? Un equipo de investigación estadounidense(1) quiso responder a esta pregunta, y para ello sometió a estudio a 38 adultos a quienes hizo comer primero un huevo al día durante 14 días, luego dos huevos durante las cuatro semanas siguientes y después tres huevos durante cuatro semanas más.

Los resultados demostraron que comer un huevo al día mejora el nivel de colesterol bueno, pero que los efectos beneficiosos son aún mayores si el consumo alcanza los dos o tres diarios.

Y es que a partir de dos huevos al día los niveles sanguíneos de carotenoides se mantienen óptimos. Ello se debe a que la yema es una excelente fuente de luteína y de zeaxantina, dos carotenoides antioxidantes con numerosas propiedades (en concreto protegen los ojos y la piel del envejecimiento). De hecho, se sabe que varios centenarios célebres comían huevos en cantidades significativas; uno de ellos la italiana Emma Morano, que falleció en 2017 a los 117 años, quien reveló que comía tres al día.

Fuentes:

  1. DiMarco DM, Norris GH, Millar CL, et al. “Intake of up to 3 Eggs per Day Is Associated with Changes in HDL Function and Increased Plasma Antioxidants in Healthy, Young Adults”. J Nutr Jn 241877.