Existe un dolor especialmente intenso y limitante que puede aparecer en casi cualquier parte de nuestro cuerpo.

Un dolor íntimamente relacionado con el esfuerzo y que afecta desde a deportistas hasta a violinistas o barrenderos.

Empieza como una pequeña molestia y se va tornando más agudo y fuerte a medida que movemos la parte del cuerpo afectada.

Mientras, una hinchazón se va haciendo más y más visible.

Lo que antes podía hacer sin ningún esfuerzo, como por ejemplo sostener la sartén, se vuelve imposible si el codo está afectado. Subir una escalera se vuelve complicadísimo si es la rodilla la afectada.

Otra zona donde puede aparecer de manera muy dolorosa es la muñeca, haciendo difícil incluso sostener un lápiz. Pero, en realidad, puede surgir en cualquier lugar del cuerpo donde haya tendones.

Le hablo de la tendinitis, una inflamación de los tendones que normalmente suele aparecer tras esfuerzos demasiados intensos y repetidos.

¿Le suena el codo de tenista? Es un ejemplo muy conocido de esta afección que usted podría padecer sin haber cogido nunca una raqueta.

Por suerte, es otra de las muchas dolencias que pueden atajarse eficazmente gracias al enorme poder curativo de las plantas.

Siempre y cuando sepa cómo. Algo que descubrirá en el próximo número de Plantas & Bienestar que puede solicitar ahora mismo aquí.

Pero antes le invito a saber más acerca de esta incómoda dolencia.

No todas las tendinitis son iguales

Aunque se emplee tendinitis como término común, lo cierto es que no todos los problemas relacionados con los tendones lo son, por lo que habría que hablar de “tendinopatías” y distinguir entre:

  • Las tendinitis
  • Las tendinosis causadas por una degeneración no inflamatoria.
  • Las tenosinovitis inflamatorias con agresión a la vaina sinovial que rodea el tendón y está llena de líquido sinovial.

¿Por qué se producen las tendinopatías?

Aunque tanto las actividades deportivas intensas como casi cualquier tipo de trabajo repetitivo son factores de riesgo, las causas más comunes son: el exceso de trabajo, las prácticas deportivas incorrectas, una mala condición física, la deshidratación, la falta de descanso, el uso de calzado demasiado plano o la toma de algunos medicamentos.

Las infecciones no tratadas también pueden provocar tendinitis. Incluso una infección menor como la gingivitis puede provocar una reacción inflamatoria en cualquier parte del cuerpo.

¿Qué aportan las plantas?

En caso de tendinopatía, lo principal es acabar con el dolor. Para ello, cuenta con un buen arsenal de plantas antiinflamatorias y analgésicas donde elegir.

  • El harpagofito (Harpagophytum procumbens), ofrece una acción comparable a la de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) sin los efectos secundarios de estos fármacos.
  • El grosellero negro (Ribes nigrum), cuyas propiedades antiinflamatorias son muy interesantes en caso de dolor en los tendones.
  • La reina de los prados (Spiraea ulmaria o Filipendula ulmaria), que al contener salicilato de metilo, un derivado salicílico antepasado de la aspirina, posee propiedades analgésicas.
  • Y un largo etcétera.

Sin embargo, reducir la inflamación y el dolor no es lo único que las plantas pueden hacer por usted en caso de tendinitis. En el próximo número de Plantas & Bienestar también descubrirá:

  • Qué plantas poseen un poder descontracturante sobre los tendones.
  • Cómo prevenir la inflamación recuperando un equilibrio ácido-base óptimo.
  • Qué tisanas y aceites esenciales funcionan mejor.
  • Cuáles son los minerales necesarios para recuperar la elasticidad de los tendones.
  • Y mucho más.

No pierda esta oportunidad de conocer todos los remedios naturales que tiene a su alcance para hacer frente a la tendinitis.

Para asegurarse de que recibirá este ejemplar debe apuntarse aquí antes del 7 de mayo a las 23:59 horas (puesto que es cuando se cierra la lista de suscriptores y solo lo recibirán quienes se hayan apuntado antes de esa fecha).

Frenar y prevenir la tendinitis es solo un ejemplo del poder curativo de las plantas. Pero no será el único que descubra en el próximo número de Plantas & Bienestar. Entre otros:

Haga clic aquí para suscribirse