Fumar o sufrir hipertensión son dos graves factores de riesgo de deterioro cognitivo que, contrariamente a lo que se pensaba, también afectan a las personas de mediana edad. Y además en un porcentaje más alto del que se había estimado con anterioridad.

Efectivamente, estudios previos ya habían alertado de que fumar o padecer alguna patología cardiovascular aumenta el riesgo de sufrir deterioro cognitivo e incluso demencia. Pero una nueva investigación alerta de que esa relación ya existe 5 años antes de lo que se creía(1).

El estudio contó con 2.675 participantes de 50 años de media a los que evaluaron su salud cardiovascular y cognitiva al inicio y al final de la investigación. Tras analizar los datos, los investigadores observaron que en las personas hipertensas o que fuman el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento se acelera y, además, en un porcentaje muy elevado: los fumadores tienen un 65% más de probabilidades de presentar ese deterioro cognitivo precoz, mientras que en los hipertensos el riesgo es de un 87%.

Fuentes:

  1. Yaffe K, Bahorik AL, Hoang TD et al.: “Cardiovascular Risk Factors and Accelerated Cognitive Decline in Midlife: the CARDIA Study”. 2020.