Sol y vitamina D, ¿el mejor tratamiento extra para estos casos de melanoma?

Compartir

También conocida como “la vitamina del sol” (porque la piel la sintetiza cuando se expone al efecto de sus rayos), la vitamina D es esencial para prevenir todo tipo de patologías, incluidas algunas tan graves como el cáncer. Sin embargo, todavía son muchas las voces que rechazan la exposición al sol alegando que ello aumenta el riesgo de cáncer de piel y que, por tanto, lo mejor es embadurnarse con cremas protectoras.

Pues bien, un grupo de investigadores(1) ha vuelto a echar por tierra esta creencia al demostrar que un déficit de vitamina D afecta a la supervivencia de las personas con melanoma, uno de los cánceres de piel más peligrosos.

En concreto, han observado que aquellas personas que tienen melanoma y, además, su nivel de vitamina D en sangre es inferior a 10 ng/ml (lo recomendable es que sea de 30 ng/ml), tienen hasta el doble de probabilidades de morir a causa de la enfermedad.

Consejo de Salud en 1 Minuto: En otoño y en invierno, pese a que la fuerza del sol decae, ¡usted puede seguir beneficiándose del poder de esta supervitamina! Y es que una cómoda alternativa para asegurarse unos niveles adecuados es tomar un suplemento de vitamina D3 como este.

Fuentes

1. 31º Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV), Milán (Italia), 7 al 10 de septiembre 2022.


Comentarios 0 comentarios