La melisa (Melisssa officinalis) es una planta todoterreno. Facilísima de cultivar y mantener, da tan poco trabajo que llegará a olvidarse de ella… ¡hasta que necesite echar mano de sus excepcionales virtudes!

Sin ir más lejos, es especialmente eficaz para calmar los problemas digestivos, los trastornos ligeros de sueño y frente a los virus de la gripe.

Así que esta es mi propuesta de hoy: ¡tener melisa en casa! Le aseguro que le evitará tomar muchos medicamentos y se convertirá en un gran aliado para los contratiempos cotidianos que afectan a la salud. Además, ahora es el mejor momento para plantarla (aunque es tan agradecida que en realidad podría hacerlo en cualquier época del año).

Siembre las semillas dentro de casa, en el interior. La germinación es muy rápida (ya le he dicho que es una planta de lo más sencilla) y, una vez asomen de las plántulas las primeras hojas verdaderas (es decir, sin contar los cotiledones, que son los primeros en salir) ya puede trasplantarlas y cambiarlas de sitio.

Plántelas preferentemente en macetas de turba comprimida y consérvelas al calor, bajo una fuente de luz, hasta que las temperaturas suban y pueda traspasarlas a las macetas definitivas (si va a tenerlas en el balcón) o a la tierra de un jardín.

Si quiere ahorrarse el proceso de siembra, puede adquirir directamente la planta e iniciar su cultivo en una maceta de 25 cm de diámetro. A partir de ese momento ¡tendrá una farmacia en su propia casa!

Le servirá como sedante suave para ayudarle a dormir o cuando esté nervioso. Además, tiene un ligero efecto diurético, lo que unido a su poder tranquilizante hace que sea útil en personas hipertensas. Por otra parte, combate los desarreglos digestivos de todo tipo (digestiones pesadas, empacho, diarrea, gases, hinchazón abdominal…) y hace un buen papel como antiviral (especialmente frente a los virus de la gripe) o expectorante. También es un buen cicatrizante de heridas y rasguños, y calma las picaduras de insectos.

Como ve, vale la pena reservar espacio en casa para una maceta de melisa.

En el nuevo número de Plantas & Bienestar nuestro experto Serge Schall (a quien puede ver en la imagen) le va a dar grandes consejos para cultivarla sin preocupaciones y garantizando al mismo tiempo sus propiedades. Con fotografías, instrucciones paso a paso y los mejores trucos y consejos. No se lo pierda. La melisa es de esas plantas imprescindibles que quienes amamos la medicina natural siempre tenemos a mano.

Estos son algunos de los otros temas que también va a descubrir en el próximo número de Plantas & Bienestar.

  • Cenas, comilonas, turrones… Tras los excesos de las fiestas navideñas le proponemos un zumo détox para limpiar el organismo por completo desde el interior y arrancar el año en plena forma. Y con un truco extra que marcará la diferencia y aportará todavía más valor nutritivo a la receta. Verde, fresco y ¡tan bueno para el paladar como para la salud!
  • Según la medicina convencional, la diabetes es una enfermedad crónica. Sin embargo, usted está a un paso de descubrir cómo numerosos enfermos han logrado hacer desaparecer su diabetes siguiendo el plan de acción que va a encontrar detallado en este ejemplar. Ejercicio, una dieta precisa y, sobre todo, la ayuda de un conjunto de las llamadas “plantas antidiabéticas” que conseguirán que usted también pueda dejar atrás los fármacos y las inyecciones de insulina.
  • ¿Le ha propuesto alguna vez su dentista algún tratamiento a base de plantas para cuidar sus dientes? ¿O el uso de aceites esenciales para combatir el dolor de muelas? Este mes aprenderá a cuidar sus dientes de forma completamente natural de la mano de una odontóloga y fitoterapeuta pionera en el campo de la salud bucal a base de plantas.

También en el número de Plantas & Bienestar de enero:

  • ¿Muebles dañados por insectos y hongos? Es posible salvarlos con soluciones totalmente naturales y evitando los tóxicos de los productos convencionales. Le damos dos recetas para prevenir el problema y reparar sus muebles dañados.
  • Meditar en plena naturaleza permite mejorar la concentración sacando todo el provecho a los beneficios añadidos del entorno. Sepa cómo hacerlo.
  • Y mucho más

Pida aquí cuanto antes su ejemplar para asegurarse de recibirlo a tiempo.