La idea de que la carne es necesaria para hacerse más fuerte es completamente errónea, existiendo muchos ejemplos de deportistas profesionales que siguen una alimentación vegetariana: el atleta Carl Lewis, el boxeador Mike Tyson, las tenistas Venus y Serena Williams, el triatleta Eneko Llanos…

Ahora bien, no hay que olvidar que las personas que siguen una dieta vegetariana tienen más riesgo de sufrir ciertas carencias nutricionales porque algunos minerales y vitaminas están más presentes en los alimentos de origen animal. De ahí que, en estos casos, y sobre todo si se practica deporte de manera habitual (con el consiguiente gasto energético), sea aconsejable acudir a los suplementos nutricionales.

Interesan especialmente los que incluyen zinc y vitamina B12, nutrientes poco o nada presentes en las plantas y vegetales. También conviene aumentar el aporte de ácidos grasos omega 3, ya que sus niveles suelen verse reducidos entre las personas que no comen productos de origen animal.

Consejo de Salud en 1 minuto: La mejor manera de tomar todos estos nutrientes juntos, y de paso asegurarse de que se alcanzan las cantidades adecuadas, es por medio de un multivitamínico. Eso sí, debe asegurarse de que se trata de uno de calidad.