Un equipo español ha desarrollado un nuevo sistema no invasivo para localizar las zonas del corazón afectadas por una arritmia cardíaca. Se llama Corify(1) y permite generar una especie de “mapeo” de la actividad cardíaca de las dos aurículas del corazón en tiempo real, para así valorar la necesidad de realizar una operación y las probabilidades de éxito y de eficacia.

Gracias a esta herramienta los médicos pueden detectar posibles patrones irregulares de la actividad cardíaca, como por ejemplo ocurre en caso de fibrilación auricular, sin necesidad de someter al paciente a las pruebas que se vienen realizando hasta ahora (la resonancia o el TAC –tomografía axial computarizada-) que, además de ser más caras, hacen que el tratamiento de los pacientes resulte más complejo.

El dispositivo ya ha pasado por varias pruebas para confirmar su eficacia y en el hospital Gregorio Marañón de Madrid ya se están utilizando varios prototipos.

 

Fuentes:

  1. Proyecto Corify. Universidad Politécnica de Valencia y Hospital Gregorio Marañón. 2018.