Las zonas donde hay más médicos de atención primaria por habitante son las que tienen un menor consumo de antidepresivos. Esta es la conclusión de un grupo de científicos que ha querido comparar el consumo de estos fármacos en diferentes regiones de Europa para comprobar si existen factores económicos, sociales o culturales que incidan en su mayor o menor prescripción y consumo(1).

Los investigadores relacionaron el menor consumo de antidepresivos con el mayor número de médicos de familia porque estos son los que mejor conocen a sus pacientes y, si además el centro de salud cuenta con más médicos, su consulta puede durar más. Esto hace que tengan más tiempo para conocer la situación particular de cada paciente y ofrecerle un tratamiento personalizado que no tenga por qué incluir necesariamente medicamentos.

La investigación, realizada entre los años 2007 y 2011, constató que en ese tiempo el consumo de antidepresivos aumentó en todas las regiones estudiadas, y que las mujeres tomaban de 2 a 3 veces más antidepresivos que los hombres. En cuanto a la edad, los mayores de 65 años eran los que más uso hacían de estos fármacos.

 

Fuentes:

  1. “Las mujeres y las personas de más de 65 años son las principales consumidoras de medicamentos antidepresivos”: Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria (IDIAPJGol) y Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Universitario Vall d’Hebron. 2019.