La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) acaba de publicar nuevas recomendaciones sobre la ingesta de pescado debido a su alto contenido en mercurio(1). Ya existían indicaciones sobre las cantidades que no debían superarse, pero la novedad radica en que ahora se han detallado según el tipo de pescado, además de que se ha ampliado la edad de los niños que no deben consumirlo.

Así, ahora se recomienda que los niños de hasta 10 años (antes era solo hasta los 3) no coman en ningún caso atún rojo, pez espada, emperador, lucio ni cazón, pues se ha detectado una mayor presencia de metilmercurio (una forma de mercurio capaz de atravesar la barrera hematoencefálica del cerebro -incluso la del feto en el caso de las mujeres embarazadas-, afectando a su desarrollo). Asimismo, se aconseja que los niños de entre 10 y 14 años limiten su consumo a un máximo de una vez al mes.

El motivo por el que se presta especial atención a estas especies es porque son pescados de gran tamaño, por lo que pueden acumular una mayor cantidad de mercurio. Y la ampliación del rango de edad se debe a que hasta los 14 años el cerebro sigue desarrollándose, por lo que los efectos neurotóxicos del mercurio implican un mayor peligro para su salud.

No obstante, esto no implica que los adultos estén libres de riesgo si consumen pescado. Y es que además de al desarrollo del cerebro el mercurio también afecta a otros órganos como los riñones y el hígado, así como al sistema inmunitario.

 

Fuentes:

  1. “Recomendaciones de consumo de pescado por presencia de mercurio de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)”. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social. Gobierno de España. 2019.