La listeria o listeriosis es una infección causada por la bacteria Listeria monocytogenes. Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es la tercera infección que más se transmite del animal al hombre y puede deberse al consumo de alimentos en mal estado o que se toman crudos y no han pasado por un proceso de pasteurización.

Ante una infección por listeria los síntomas suelen ser vómitos, diarreas o malestar digestivo, aunque esta puede complicarse y acabar en meningitis. De hecho, según el último informe de la EFSA(1), en los países industrializados supone una de las principales causas de muerte por infección alimentaria.

No obstante, aunque cualquier persona puede tener listeriosis, es más frecuente que se dé en ancianos, personas que han sufrido una enfermedad y tienen el sistema inmunológico más débil o a raíz de complicaciones en el parto.

Fuentes:

Antonia Ricci, Ana Allende, Declan Bolton, Marianne Chemaly, Robert Davies, Pablo Salvador Fernández Escámez, Rosina Girones, Lieve Herman, Konstantinos Koutsoumanis, Birgit Nørrung, Lucy Robertson, Giuseppe Ru, Moez Sanaa, Marion Simmons, Panagiotis Skandamis, Emma Snary, Niko Speybroeck, Benno Ter Kuile, John Threlfall, Helene Wahlström, Johanna Takkinen, Martin Wagner, Davide Arcella, María Teresa Da Silva Felicio, Marios Georgiadis, Winy Messens, Roland Lindqvist: “Listeria monocytogenes contamination of ready-to-eat foods and the risk for human health in the EU”. European Food Safety Authority (EFSA). 2018.​