La coenzima Q10 (CoQ10) es un elemento indispensable para el buen funcionamiento del organismo.

Está presente en cada una de las células de su cuerpo, donde juega el papel de “chispa” que desencadena la producción de energía en las mitocondrias (las pequeñas fábricas biológicas que producen la energía celular).

Todos sus órganos vitales, y en particular su corazón y su cerebro, tienen necesidad de un aporte continuado de CoQ10 para funcionar. También lo necesitan el conjunto de los 10.000 billones de células que tiene en su cuerpo.

Institutos de investigación de todo el mundo, científicos de renombre internacional y médicos importantes aseguran que la coenzima CoQ10 podría:

  • Ralentizar el envejecimiento gracias a su poder antioxidante.
  • Disminuir la presión arterial y proteger el corazón.
  • Luchar contra los radicales libres.
  • Reparar y renovar las células.
  • Devolver el tono y la vitalidad.

Además de decenas de otras acciones beneficiosas para su salud.

De hecho, la investigación sobre el papel de la coenzima Q10 y su papel en la salud le valió el Premio Nobel al bioquímico e investigador inglés Peter Mitchell en 1978. Sin su trabajo sería imposible entender los estudios actuales sobre las enfermedades cardiovasculares.

Además, la CoQ10 es también uno de los remedios naturales más seguros del mundo.

No tiene ningún efecto adverso.

El Dr. Peter Langsjoen, médico cardiólogo e investigador experto en la coenzima Q10, analizó 34 estudios controlados frente a placebo en el que se analizaron 2.125 pacientes con problemas cardiovasculares. Y dejó claro que no hay en ella ninguna toxicidad y ninguna interacción medicamentosa. “La CoQ10 es totalmente segura, sin ninguna toxicidad”, mencionando más de 1.000 estudios publicados.

Entonces, ¿por qué no se dice más claramente lo importante que es para la salud?

Según el profesor Karl Folkers, otro de los mayores expertos sobre CoQ10, la razón es cualquier cosa menos misteriosa. Explica:

Los tratamientos revolucionarios, particularmente aquellos que curan enfermedades hasta entonces incurables, necesitan tiempo para hacerse conocer. Está en la naturaleza misma de todos los grandes descubrimientos: al principio, parecen increíbles. Los resultados de las investigaciones sobre las propiedades terapéuticas de la CoQ10 son tan extraordinarios que suscitan esta controversia que siempre acompaña a las más grandes revoluciones en el mundo de la medicina”.

Sin embargo, los mecanismos biológicos que están en el origen de las acciones beneficiosas de la CoQ10 son bien conocidos hoy en día y son sencillos de explicar.

Las pruebas científicas son indiscutibles

La CoQ10 juega un papel vital para protegerle de todas las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Si le falta CoQ10, esto puede estar en el origen de numerosos problemas de salud:

  • Fatiga.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Hipertensión.
  • Diabetes.
  • Problemas de memoria.
  • Debilidad inmunológica.
  • Falta de tono muscular.
  • Etc.

¿Cómo lo sabemos?

Todo empezó con los nuevos descubrimientos hechos sobre nuestro metabolismo energético, ese fenómeno natural que, en el mismo momento en que usted está leyendo estas líneas, le permite vivir.

Los científicos avanzan en el misterio de la longevidad

Es una de las pistas más prometedoras de la medicina antiedad, pues los especialistas piensan que es posible ralentizar el envejecimiento e incluso rejuvenecer reactivando nuestro metabolismo energético.

El metabolismo energético es un término complejo, pero se lo explicaré con sencillez y verá por qué este fenómeno es tan importante. Describe el conjunto de los procesos biológicos que permiten a su cuerpo producir la energía que necesita para funcionar correctamente.

Gracias a esta energía, su corazón late, sus ojos ven, sus oídos oyen y su cuerpo se mueve. Sin ella, usted sería un cuerpo inanimado.

La calidad de su metabolismo influye enormemente en su estado de salud. Y a todos los niveles.

Así, si su metabolismo energético aumenta, cada célula de su cuerpo utiliza mejor los nutrientes obtenidos de su alimentación. Produce más energía celular y su organismo vuelve a funcionar a pleno rendimiento.

  • Su fuerza física y su agudeza intelectual aumentan.
  • Su rigidez muscular y articular disminuye.
  • Su riesgo de sufrir enfermedades asociadas al envejecimiento celular disminuye (enfermedades neurológicas, problemas de memoria, enfermedades cardiovasculares, dolores articulares…).
  • Se siente más joven y tiene mejor salud.

La energía es la fuente de vida

Por el contrario, si su metabolismo energético se ralentiza, sus músculos pierden fuerza y vigor, le faltará energía y entusiasmo, y se sumergirá en una especie de fatiga permanente mientras la vida pasa por delante de sus ojos.

Cuando se siente este tipo de fatiga, puede apostar a que pasa algo más grave en el interior de su cuerpo.

Su organismo está compuesto de 10.000 billones de células. Cada una de estas células que componen su piel, su cabello, sus ojos, sus articulaciones, sus huesos, su cerebro, su corazón y todos sus demás órganos necesita una enorme cantidad de energía cada segundo.

Por eso la energía es crucial para su salud.

Es por eso que los especialistas piensan que es posible prevenir gran parte de las enfermedades reactivando nuestro metabolismo energético. Muchos piensan también que se trata de una de las pistas más prometedoras para frenar el envejecimiento e incluso rejuvenecer.

Tomar un complemento alimentario de coenzima Q10 bastaría para reactivar su metabolismo energético.

Volveré a ello en un instante, pero antes voy a hacerle una pregunta: ¿sabe de dónde proviene su energía?

Si piensa que viene de la alimentación y de los nutrientes que absorbe, tiene razón… ¡pero sólo a medias!

Los nutrientes procedentes de su alimentación le aportan el carburante que su cuerpo necesita para producir energía. Sin embargo, este carburante no le sería de ninguna utilidad si usted no produce la chispa que transformará este carburante en energía dentro de su cuerpo.

Por poner un símil, sería como si llenara el depósito del coche con gasolina, pero no diera al contacto. Sin ese pequeño gesto, la gasolina no se transformará en energía y el coche no arrancará jamás.

Pues eso es exactamente lo que pasa en el interior de su cuerpo.

Usted puede comer los mejores alimentos e incluso asegurarse los mejores nutrientes, pero no bastaría si su cuerpo no tiene esa chispa para arrancar la producción de energía, sus células no tendrán oportunidad de poder ayudarle a sentirse en plena forma y a conservar su salud.

No me malinterprete: seguir una buena alimentación es esencial para su salud, pero si le falta esa “chispa”, no podrá aprovechar al máximo sus beneficios.

Es la razón por la cual numerosas personas que realizan grandes esfuerzos por vivir de forma saludable se sienten a pesar de todo cansadas, estresadas o incluso enferman. Ciertamente reciben cada día los nutrientes que deberían permitirles disfrutar de una buena salud. Pero les falta el ingrediente secreto que transformará todos esos nutrientes en energía.

Este ingrediente secreto es la coenzima Q10, ¡la chispa que sus células necesitan para transformar los nutrientes en energía!

Cientos de estudios científicos confirman su importancia

Desde que la CoQ10 fue descubierta, centenas de estudios científicos han demostrado que es importante tener un nivel adecuado de coenzima Q10 para gozar de una buena salud. Y a la inversa: la falta de CoQ10 aumenta el riesgo de enfermar (incluyendo enfermedades potencialmente mortales).

Cuando se es joven, el hígado produce suficiente CoQ10 para crear la energía que sus células y músculos necesitan. Esta energía que facilita la CoQ10 también proporciona al organismo aquello que necesita para reparar rápidamente las células “estropeadas” o aquellas que están a punto de morir. Porque la CoQ10 también es uno de los antioxidantes naturales más potentes.

En su juventud, usted tenía en su organismo abundancia de este antioxidante excepcional para proteger su piel, su cabello, sus ojos, sus órganos, sus arterias y cada célula de su cuerpo contra los radicales libres que aceleran su envejecimiento causando un gran desgaste en su salud.

Desgraciadamente, año tras año, su cuerpo fabrica cada vez menos CoQ10. Es algo fisiológico y le pasa a todo el mundo después de los 40 años.

Incluso si no ha notado directamente este fenómeno, sepa que hay consecuencias en el interior de su organismo que afectan a su salud. Porque la CoQ10 es la chispa que necesitan sus células para crear esta energía que es, sencillamente, la fuente de la vida en su cuerpo.

Sin CoQ10, al organismo le falta energía vital

Cada una de los 100 trillones de sus células contiene mini centrales energéticas que llamamos mitocondrias. Estas mitocondrias utilizan la CoQ10 para iniciar la transformación de sus calorías y sus nutrientes en energía. Su cuerpo los utilizará para:

  • Reparar las células estropeadas y reemplazarlas por otras nuevas y sanas.
  • Regenerar su cerebro, su hígado, sus pulmones y todos sus órganos vitales.
  • Luchar contra los radicales libres y destruirlos antes de que puedan causar daños irreversibles y hacer envejecer prematuramente su piel, su cabello, sus ojos, sus músculos, sus huesos, sus articulaciones…
  • Rejuvenecer cada órgano y cada músculo de su cuerpo, ¡incluidos su cerebro y su corazón!

La falta de CoQ10 se ha relacionado con enfermedades tan numerosas que es imposible nombrarlas todas: enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurológicas, problemas de próstata, migrañas, dolores articulares, degeneración macular ligada a la edad (DMAE), etc. (1)

Lo que supone para usted tener la suficiente cantidad de coenzima Q10

Imagine que proporciona a su organismo la cantidad de CoQ10 que realmente necesita. ¿Qué diferencia podría suponer? Ni más ni menos que lo siguiente:

Su corazón volverá a ser la “bomba” de energía que irriga todo su cuerpo

Más de 300 estudios llevados a cabo por 200 científicos en 18 países diferentes prueban que mayores aportes de CoQ10 tienen efectos espectaculares sobre la salud y las arterias.

Los resultados de los ensayos clínicos indican que la CoQ10 podría prevenir la aparición de la arterioesclerosis en personas que ya hayan sufrido un infarto de miocardio. (2)

En 2007, un metaanálisis que agrupaba 12 estudios clínicos y un total de 362 pacientes demostró que la CoQ10 reduce la presión arterial. (3)

En Japón, desde 1974, la CoQ10 está homologada para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Millones de pacientes la toman a diario.

En 2012, un estudio clínico realizado en 65 personas (con una edad media de 55 años) mostró que la complementación que incluía la CoQ10 (120 mg/día) durante un año permite disminuir los marcadores de la inflamación y reducir la progresión de la arterioesclerosis. La coenzima Q10 lucha contra los radicales libres que excavan agujeros en la membrana protectora del interior de las arterias, y abren el camino a la placa arterial. (4)

Se sentirá menos cansado, lleno de energía

Cuando va unido a una forma de vida saludable, la CoQ10 refuerza su corazón y sus arterias. Y esta acción reduce el riesgo de morir súbitamente de un paro cardíaco o de un derrame cerebral. Incluso en las personas que ya han tenido un accidente cardiovascular, es capaz de reducir el riesgo de que vuelva a ocurrir.

Contrariamente a los medicamentos prescritos para el corazón o contra la hipertensión, la coenzima CoQ10 es la que mejor responde a sus necesidades naturales. Es por eso que es capaz de realizar tales prodigios para su salud en general y para su salud cardiovascular en particular.

Pero los beneficios de un corazón más sano no se limitan a esto. Cuando su corazón es más fuerte, permite oxigenar mejor las células de todo su cuerpo.

El resultado es que usted…

  • Se sentirá menos cansado y con más energía.
  • Es más resistente a las enfermedades y a los esfuerzos físicos.
  • Su nivel de atención y concentración mejora.
  • Sus pensamientos son más claros.
  • Se sentirá mejor de ánimo y menos estresado.

Imprescindible si está tomando estatinas

Las estatinas bloquean la producción endógena de CoQ10, al igual que bloquean la producción de colesterol. Esto conduce a una bajada en el nivel de CoQ10 en las mitocondrias y, por tanto, a una mayor vulnerabilidad ante los radicales libres. (5)

Tomar CoQ10 podría por tanto ser crucial para las personas que toman por prescripción médica estatinas, hasta el punto de que médicos de Estados Unidos llevan intentando desde hace diez años que la toma de CoQ10 ¡se convierta en obligatoria para quienes toman estatinas! (6)

Y es que numerosos estudios muestran que la CoQ10 reduce los efectos secundarios de las estatinas, en particular los dolores musculares. (7)

La toma de CoQ10 podría suponer una diferencia para quienes toman estos medicamentos, pero también para todas aquellas personas que quieren protegerse de otras enfermedades.

Otros beneficios para su salud: eficaz para los problemas de vista, de piel, para el refuerzo inmunológico…
Los científicos han demostrado que la CoQ10 es un verdadero regalo de la naturaleza para las personas que sufren problemas de vista, fibromialgias, gingivitis, problemas del sistema nervioso, migrañas, infertilidad, problemas de piel o dolores en las piernas u otros. (8)

La CoQ10 permitiría también perder peso, ya que favorece el uso de las grasas como fuente para producir energía.

Además, la CoQ10 ha demostrado ser:

  • Esencial para la salud del cerebro y del sistema nervioso. Unos buenos aportes de CoQ10 mejoran la producción de energía celular a nivel del cerebro y del sistema nervioso, lo que puede ayudar a resolver problemas relacionados con la salud cerebral y nerviosa.
  • Uno de los antioxidantes más potentes del mundo. La coenzima Q10 neutraliza eficazmente los radicales libres que, si no se combaten, causan daños irreversibles en los vasos sanguíneos, las articulaciones y muchos otros órganos vitales. El estrés oxidativo que provocan estos radicales libres acelera el envejecimiento, ya que atacan y destruyen las células sanas de su cuerpo. La coenzima Q10 también tiene el poder de reforzar en su organismo la acción de la vitamina E, otro potente antioxidante.
  • Un aliado precioso para reforzar sus músculos. También ayuda a tener más tono muscular y a recuperarse más rápidamente de los esfuerzos físicos.
  • Un refuerzo clave de su sistema inmunológico, un parámetro fundamental para luchar contra las células cancerígenas, las enfermedades infecciosas y las alergias.
    Por todas estas múltiples razones, las personas que quieren cuidar su salud de manera natural y eficaz deberían asegurarse de aumentar sus aportes de CoQ10.

Lo que no le cuentan sobre la coenzima Q10

Usted puede obtener una pequeña parte de la coenzima Q10 que necesita de las carnes rojas y el pescado, así como de algunos aceites vegetales y de las nueces.

El problema está en que, a partir de los 40 años aproximadamente, empezamos a perder progresivamente hasta un 65% de nuestra capacidad de sintetizar y absorber la coenzima Q10.

Por eso, una complementación nutricional es muy útil para colmar este déficit y evitar sus consecuencias sobre su salud.

Está aconsejado tomar al menos 100 mg de CoQ10 al día (idealmente 200 mg al día). Pero hay que tener en cuenta que es prácticamente imposible garantizar esta cantidad a través de la alimentación diaria, y por eso los expertos en los últimos tiempos aconsejan complementos nutricionales de CoQ10 para mantener la buena salud.

No hacía falta más para que numerosos laboratorios propusieran toda clase de productos a base de CoQ10 y los vendieran a precio de oro. El problema está en que la mayoría de esos productos vendidos hoy en día a precios desorbitados ¡son TOTALMENTE ineficaces!

Estas son las razones:

3 trampas que hay que evitar respecto de la CoQ10

Problema nº 1: la CoQ10 puede presentarse en forma de polvo o líquida

La CoQ10 en polvo es mucho menos cara de producir y es por tanto la que se encuentra la mayoría de las veces en los complementos nutricionales. El problema está en que distintos estudios muestran que la CoQ10 en polvo se absorbe peor que la que está en forma líquida. La cantidad de CoQ10 de la que su cuerpo se beneficiará será por tanto mucho menor que la que paga.

Problema nº 2: la dosificación es fundamental

En realidad es lo que ocurre en general con todos los complementos nutricionales. En el caso de la coenzima Q10, los estudios indican que la dosis mínima debería ser de 100 mg, aunque una dosis de 200 mg al día es la que permitiría obtener los mayores beneficios y colmar los déficits relacionados con nuestro modo de vida.

Problema nº 3: necesita estar asociada a una grasa para su mejor absorción

Si usted consume poca grasa o si simplemente toma un complemento de CoQ10 cuando su sistema digestivo no contiene ninguna, será sencillamente despilfarrada, ya que su organismo no sabrá absorberla.

Si usted quiere empezar a tomar un complemento nutricional de coenzima Q10, es muy importante que tenga en cuenta los tres puntos anteriores, pues son los que van a marcar la diferencia.

Mi recomendación concreta

Para facilitarle encontrar un buen complemento, he comparado distintas fórmulas disponibles en el mercado (su calidad, su precio, su forma de presentación…) y tanto de venta en farmacia como en tiendas de productos naturales y a través de internet.

Por favor, tenga en cuenta que la finalidad de mis comparaciones no es desprestigiar a ningún laboratorio concreto. De hecho, los que no he tenido en cuenta al hacer mi comparación es porque no tienen la mínima calidad; sólo he querido centrarme en fórmulas de calidad y laboratorios respetables.

Y la fórmula que le voy a aconsejar hoy resulta ser hasta 2,8 veces más asequible que los demás productos (le repito, siempre que sean de calidad) y con una formulación más eficaz y pura.

¿Cómo lo han conseguido?

La razón es bastante sencilla. Los fabricantes de coenzima Q10 de calidad son muy pocos. El más grande es el laboratorio japonés Kaneka. Durante mucho tiempo consiguió mantener un auténtico monopolio sobre la CoQ10 y lo aprovechó para hacer subir el precio de la CoQ10 ¡a niveles delirantes!

Hoy en día, numerosos distribuidores de CoQ10 están atados de pies y manos por contratos con este laboratorio japonés y no tienen otra alternativa que aguantar su dictadura sobre los precios.

Afortunadamente, otros laboratorios de menor tamaño no han estado nunca ligados a Kaneka. Por tanto, son libres de ofrecer a sus clientes CoQ10 de alta calidad a un precio mucho más razonable.

Es el caso del laboratorio Cell´ innov, del que ya le he hablado otras veces, que le va a permitir conseguir hoy la CoQ10 en su forma más pura y eficaz ¡y sin gastar una fortuna!

Estas son las ventajas que claramente he visto en este suplemento, que me hacen considerarlo único en su género. (9)

Ventaja nº 1: se presenta en estado líquido y, por tanto, puede asimilarse hasta 8 veces mejor, lo que significa que va a ser 8 veces más eficaz que la CoQ10 que se presenta en forma de cristales de polvo.

Ventaja nº 2: proporciona una dosis de 200 mg al día de CoQ10, que es precisamente la que permite obtener los mayores beneficios. Además, en su formulación está asociada al aceite de colza, lo que es muy interesante, dado que la CoQ10 se absorbe mejor por el organismo cuando está en presencia de grasa.

Ventaja nº 3: además, esta fórmula también contiene 12 mg de vitamina E natural. Este potente antioxidante tiene la capacidad única de proteger la coenzima Q10 contra los radicales libres.

Por supuesto, la coenzima Q10 de calidad no es de los complementos nutricionales más asequibles, y eso debe saberlo también. Pero como le dije he estudiado a fondo varias fórmulas de calidad y este producto también le va a resultar ventajoso en ese aspecto.

En la imagen que sigue puede ver el precio en mg de los cuatro mejores productos que he encontrado (he tapado las marcas porque no es mi intención desacreditar a ninguno, todos ellos excelentes), independientemente de la cantidad de cápsulas que haya en cada uno de los envases:

 

Como ve, los precios varían de 1,89 € a 0,67 € en la fórmula de Cell´ innov que he seleccionado para usted. Y, sin embargo, le aporta la coenzima en la forma más activa.
Creo que, si usted tiene más de 40 años, es una buena oportunidad para comenzar a incorporar la coenzima Q10 a su salud, dado que puede significar una gran diferencia.

Recuerde:

  • La coenzima Q10 es vital para luchar contra la oxidación y la inflamación, dos fenómenos que están en el origen de numerosos problemas de salud y enfermedades: fatiga, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurológicas, debilidad muscular, cáncer…
  • Al cabo de los años, sus reservas de CoQ10 se agotan inexorablemente: cuando haya cumplido 50 años, su organismo producirá un 25% de CoQ10 menos que a los 20 años (a los 80 años la disminución podría llegar hasta el 65%), lo que explica por qué es tan importante tomar un complemento de CoQ10.

Basta tomar una cápsula al día, preferentemente durante la comida.

Si desea pedirlo, puede hacerlo directamente aquí.

 

P.D.: Por favor, si usted está tomando medicación (especialmente anticoagulantes), consulte a su médico por si le hace alguna precisión en su caso concreto.

 

******************************

Fuentes:

  1. Dhanasekaran M, Ren J. The emerging role of coenzyme Q-10 in aging, neurodegeneration, cardiovascular disease, cancer and diabetes mellitus. Curr Neurovasc Res. 2005;2(5):447-59.
  2. Singh RB, Neki NS, et al. « Effect of coenzyme Q10 on risk of atherosclerosis in patients with recent myocardial infarction. » Mol Cell Biochem. 2003 Apr;246(1-2):75-82.13. Singh RB, Wander GS, et al. « Randomized, double-blind placebo-controlled trial of coenzyme Q10 in patients with acute myocardial infarction. » Cardiovasc Drugs Ther. 1998 Sep;12(4):347-53. Kuklinski B, Weissenbacher E, Fahnrich A. « Coenzyme Q10 and antioxidants in acute myocardial infarction. » Mol Aspects Med. 1994;15 Suppl:s143-7.
  3. F. L. Rosenfeldt et al., « Coenzyme Q10 in the treatment of hypertension: a meta-analysis of the clinical trials », Journal of human hypertension 21, no 4 (2007): 297-306.
  4. Zeb et al., « Aged Garlic Extract and Coenzyme Q10 Have Favorable Effect on Inflammatory Markers and Coronary Atherosclerosis Progression ».
  5. Berthold HK, Naini A, Di Mauro S, Hallikainen M, Gylling H, Krone W, Gouni-Berthold I. Effect of ezetimibe and/or simvastatin on coenzyme Q10 levels in plasma: a randomised trial. Drug Saf. 2006;29(8):703-12.
  6. Pétition du Dr Whitaker, déposée à la FDA le 24 novembre 2002.[30] Catarina M. Quinzii, Salvatore DiMauro, et Michio Hirano, « Human coenzyme Q10 deficiency », Neurochemical research 32, no 4-5 (2007): 723-27.
  7. Carel F. Schaars et Anton FH Stalenhoef, « Effects of ubiquinone (coenzyme Q10) on myopathy in statin users », Current opinion in lipidology 19, no 6 (2008): 553–557. Leo Marcoff et Paul D. Thompson, « The role of coenzyme Q10 in statin-associated myopathy: a systematic review », Journal of the American College of Cardiology 49, no 23 (2007): 2231–2237.
  8. Giancarlo Balercia et al., « Coenzyme Q 10 treatment in infertile men with idiopathic asthenozoospermia: a placebo-controlled, double-blind randomized trial », Fertility and sterility 91, no 5 (2009): 1785–1792. P. S. Sandor et al., « Efficacy of coenzyme Q10 in migraine prophylaxis: a randomized controlled trial », Neurology 64, no 4 (2005): 713–715. J. Feher et al., « Improvement of visual functions and fundus alterations in early age-related macular degeneration treated with a combination of acetyl-L-carnitine, n-3 fatty acids, and coenzyme Q10 », Ophthalmologica 219, no 3 (2005): 154–166.
  9. Michael V Miles et al., « Bioequivalence of coenzyme Q10 from over-the-counter supplements », Nutrition Research 22, no 8 (1 août 2002): 919 29, doi:10.1016/S0271-5317(02)00402-5.