Los deportes de fondo o de resistencia, como por el ejemplo la natación, el ciclismo o el atletismo, interesan a la hora de prevenir graves enfermedades con una incidencia cada vez mayor: hipertensión arterial, diabetes, obesidad… Ahora bien, si quiere optar por una variante más original, ¿qué tal las raquetas de nieve?

Caminar con ellas beneficia tanto al sistema cardíaco y respiratorio como al muscular y esquelético. Se trabaja prácticamente toda la musculatura: la de las extremidades inferiores y superiores, la abdominal y la de la espalda. Y al mismo tiempo, como estos músculos se ejercitan mientras se mantiene el equilibrio, también se mejora la postura en general.

Consejo de Salud en 1 Minuto: Es cierto que con los deportes de nieve siempre hay riesgo de caídas, pero todo es cuestión de sentido común y de seguir la regla básica a la hora de hacer cualquier tipo de ejercicio: adaptar su práctica a la condición física de cada uno, así como al nivel de experiencia que se tenga.