La investigación sobre las infecciones respiratorias, incluida la causada por el SARS-CoV-2, no deja de dar pasos de gigante. Y en ocasiones los nuevos estudios vuelven a sacar a la palestra a viejos conocidos.

Uno de los últimos ejemplos es el de la investigación publicada en International Journal of General Medicine. (1)

Y es que con ella se ha vuelto a poner bajo el foco de atención a la quercetina, un flavonoide (pigmento vegetal) extraído del árbol Sophora japónica. Esta sustancia fue descubierta por J. Rigaud en el año 1854 y destaca por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e inmunomoduladoras. Y es precisamente su acción conjunta lo que la convierte en una excepcional aliada para hacer frente a todo tipo de afecciones.

Por ejemplo, se ha demostrado que ayuda a prevenir y tratar el resfriado común, que contribuye a inhibir la reproducción del virus del herpes tipo 1, así como las infecciones por hepatitis B y C. Y, finalmente, que protege frente al Streptococcus pneumoniae, bacteria responsable de la neumonía (y que está involucrada en algunas infecciones de oído, sinusitis, meningitis…). (2) (3) (4) (5)

Además de estas propiedades, la quercetina, ha destacado también – en sinergia con otras sustancias naturales de extraordinarias propiedades – por ayudar frente a otros grandes enemigos de nuestros pulmones.

Es el caso, por ejemplo, de los radicales libres (moléculas inestables responsables de algunas enfermedades respiratorias graves, así como del propio envejecimiento pulmonar) o del virus de la influenza.

Se trata, como ve, de una sustancia altamente recomendable para personas fumadoras, exfumadoras, que vivan en ciudades con mucha contaminación o que puedan sufrir alguna afección pulmonar.

Los pulmones son unos órganos muy delicados. De hecho, son los que más rápidamente envejecen, empezando a dar muestras de deterioro ya a partir de los 30 años, lo que ya es un motivo de peso para extremar el cuidado de su sistema respiratorio.

Dónde conseguir quercetina

Podemos encontrar quercetina de manera natural en numerosos alimentos, aunque los que más destacan por sus altas concentraciones son las frutas en general (sobre todo manzanas y uvas), además de alcaparras, cebollas, vino tinto y brócoli, entre otros.

Ahora bien, también la puede encontrar directamente como parte de suplementos vitamínicos. Por ejemplo, Lung Detox de Supersmart, que además de quercetina contiene otras sustancias muy beneficiosas para el sistema respiratorio como extracto de corteza de pino marino, curcuminoides, epigalocatequina, etc.

Fuentes:

  1. Di Pierro F, Derosa G, Maffioli P et al.: “Possible Therapeutic Effects of Adjuvant Quercetin Supplementation Against Early-Stage COVID-19 Infection: A Prospective, Randomized, Controlled, and Open-Label Study”. Int J Gen Med. 2021.
  2. H.Chiow, M.C.Phoon, Thomas Putti et al.: «Evaluation of antiviral activities of Houttuynia cordata Thunb. extract, quercetin, quercetrin and cinanserin on murine coronavirus and dengue virus infection». Asian Pacific Journal of Tropical Medicine. 2016.
  3. Cheng, Z., Sun, G., Guo, W. et al.: “Inhibition of hepatitis B virus replication by quercetin in human hepatoma cell lines”. Virol. 2015.
  4. Oscar Gonzalez, Vanessa Fontanes, Santanu Raychaudhuri et al.: “The heat shock protein inhibitor Quercetin attenuates hepatitis C virus production”. Hepatology. 2009.
  5. Qianghua Lv, Peng Zhang, Pusheng Quan et al.: “Quercetin, a pneumolysin inhibitor, protects mice against Streptococcus pneumoniae infection”. Microbial Pathogenesis. 2020.