Reciba nuestro e-letter gratuito

4 técnicas sencillas para mejorar la próstata

A partir de los 40 años la próstata empieza a aumentar de tamaño, lo que a menudo conlleva problemas de incontinencia urinaria. Para mitigarlos, le ofrecemos estrategias muy efectivas ¡y 100% naturales!

A medida que cumplen años, los varones tienden a preocuparse más por su salud. Sobre todo por una parte muy concreta de su cuerpo: la próstata.

Es algo normal. De hecho, es ley de vida. A partir de los 40 años la próstata, la glándula donde se produce el líquido seminal (los espermatozoides se forman en los testículos y al conjunto de ambos es a lo que denominamos “semen”) comienza a crecer.

Esto ocurre por muchos factores, entre los que cabe destacar una mayor producción de hormonas masculinas; sobre todo la dihidrotestosterona (DHT).

Ello hace que, de tener el tamaño de una nuez, al llegar a la cuarentena la próstata pueda alcanzar la proporción de una naranja pequeña y, al cumplir los 60, incluso la de un pomelo.

Este proceso natural se conoce como hiperplasia benigna de próstata (HBP) y se estima que le ocurre al 90% de los hombres. Y lo habitual es que vaya acompañado de algunos trastornos, entre los que son habituales los problemas de micción.

¡Se acabaron las pérdidas de orina!

Al hablar de “pérdidas de orina”, muchos piensan automáticamente en las mujeres. Pero lo cierto es que la mayoría de los hombres también las sufren en mayor o menor medida debido a la próstata.

próstata

Estos problemas de micción se deben a un proceso puramente mecánico. Como puede ver en la imagen, cuando la próstata crece aplasta a la vejiga -que contiene la orina-, lo que hace que surjan “pequeños incidentes”.

Hablamos de gotitas de orina que pueden escaparse, a veces en el momento menos oportuno.

Pues bien, para evitar estos “daños colaterales” de la próstata existen algunos trucos.

Secretos de Nutrición

  1. Doble micción
  2. Cuando vaya a orinar, tómese el tiempo necesario para vaciar su vejiga todo lo posible. Si es necesario, siéntese un par de minutos y miccione con calma. Ello le ayudará a vaciar su vejiga por completo. Si es necesario, incluso miccione dos veces seguidas.

  3. Técnica “antigoteo”
    Al terminar de miccionar acostúmbrese a masajear la uretra desde la base del pene hacia el glande. A continuación, agite suavemente su pene para terminar de vaciar el canal de la uretra y que no haya riesgo de que se escapen esas inoportunas gotitas. Y otro truco con el que obtendrá el mismo resultado es toser un par de veces con fuerza.
  4. Entrenamiento perineal
    El perineo es la zona de músculos que sostiene y protege al suelo pélvico. Fortalecer esta zona es esencial para un buen control de la orina, especialmente a medida que se cumplen años.

    ¿Cómo? Una manera muy sencilla es colocando la punta de los dedos índice y corazón en el perineo al mismo tiempo que trata de contener las ganas de orinar. Si nota un pequeño temblor en la zona, significa que está contrayendo esos músculos.

    Eso sí, no debe aguantar la respiración. Todo lo contrario, en realidad. La respiración es la que marca el ritmo de la movilización del perineo: mientras inspira contraiga el perineo, y después relájelo al tiempo que suelta el aire en la espiración.

    Repita el proceso entre 3 y 5 veces seguidas, intentando practicar varias veces al día si es posible. Al principio puede aprovechar para hacerlo cuando vaya al baño, pero acostúmbrese a practicar en cualquier momento.

  5. Tenga una vida sexual activa
    Este es el mejor consejo que puedo darle, y cuya efectividad ha sido demostrada por numerosos estudios. Pero no solo para mitigar los síntomas asociados a una HBP.

    Un estudio publicado en el European Urology concluyó que la frecuencia con la que se eyacula está inversamente relacionada con el riesgo de cáncer de próstata. En concreto, se recomienda eyacular al menos 21 veces al mes para reducir considerablemente ese riesgo. Sobre todo a partir de los 40 años. (1)

Las plantas amigas de su próstata

Además de seguir las estrategias que le he comentado, puede beneficiarse de los siguientes remedios vegetales para reducir la incontinencia urinaria asociada a la HBP.

  • Ortiga mayor. De esta planta interesa su raíz, rica en polisacáridos y en ácidos grasos de efecto antiinflamatorio, lo que inhibe el crecimiento de la próstata. Puede tomarla en infusión, para lo que deberá calentar medio litro de agua a fuego lento y, cuando rompa a hervir, agregar unos 25 g de la raíz. Apague el fuego y deje reposar durante 10 minutos antes de filtrar y beber el resultado.
  • Calabaza. En este caso interesan sus semillas, muy ricas en cucurbitina (un aminoácido antiinflamatorio) y en lípidos que disminuyen de manera significativa los niveles de dihidrotestosterona (la hormona masculina que afecta al crecimiento de la próstata). Lo mejor es consumirlas crudas, bien solas, bien añadidas a yogures, compotas…
  • Sabal. Las bayas de esta planta originaria de América también destacan por sus propiedades antiinflamatorias. Y a ello hay que añadir su efecto antiandrogénico, pues inhibe la acción de las hormonas sexuales masculinas (sobre todo la testosterona), que en exceso aumentan el riesgo de cáncer de próstata.

Ya ve que tiene remedios naturales entre los que elegir para que la próstata no afecte a su calidad de vida. ¿Por qué no empieza a ponerlos en práctica hoy mismo?

Fuentes

1.     Miriam Hollerer, Vollständiger Abdruck der von der Fakultät: “Asociación entre el antígeno prostático específico (valor PSA) y aspectos de la vida sexual en hombres de 45 años”. European Urology. 2022.

 

Imagen: Wikimedia.org


Comentarios 0 comentarios