Cada año nacen en todo el mundo unos 15 millones de niños prematuros, 35.000 en España. Para prevenir futuros problemas de salud, tanto a corto como a largo plazo, se llevó a cabo un metaanálisis de los 74 estudios realizados hasta la fecha sobre la relación entre niños prematuros y salud.

Se pudo contar así con los datos de 64.061 niños prematuros, que fueron divididos en varios grupos: niños prematuros extremos (menos de 28 semanas de gestación), muy prematuros (entre 28 y 33 semanas) y prematuros tardíos (entre 34 y 36 semanas).

Tras comparar su desarrollo cognitivo y motor con el de los niños que habían nacido tras las 37 semanas de gestación en las diferentes etapas educativas: preescolar (2-4 años), primaria (4-11 años), secundaria (11-18 años) y educación superior (más de 18 años), los resultados indicaron que los niños prematuros tenían un menor coeficiente intelectual y habilidades motoras, así como peor capacidad lectora o para comprender las operaciones matemáticas. Estos peores resultados se veían en todas las etapas educativas.

Pero además los niños prematuros tienen doble riesgo de ser diagnosticados de Trastornos de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), y también tienen una menor capacidad de memoria o de velocidad a la hora de procesar la información.

Fuente: Javier Zamora y David Arroyo: British Journal of Obstetrics and Gynaecology (BJOG). 2017