Algunos síntomas cotidianos pueden alertar de un deterioro cognitivo leve, como por ejemplo no recordar dónde se han dejado las llaves del coche o, incluso, tener problemas para recordar un nombre. Si se dan estos síntomas hay que prestar especial atención, ya que están relacionados con un mayor riesgo de demencia. Afortunadamente, en estos casos el pycnogenol, un extracto herbal extraído de la corteza de pino marino, puede ayudar a prevenir el desarrollo de esa patología.

Así lo ha confirmado un estudio(1) realizado con 87 hombres de 55 a 75 años y que dividieron en dos grupos: el primero siguió un tratamiento con pycnogenol, a razón de 3 cápsulas de 50 mg al día durante 8 semanas, y el segundo tomó un placebo. Al principio y al final del estudio los participantes realizaron varios cuestionarios para evaluar la intensidad y evolución de sus trastornos cognitivos.

Pudo comprobarse así que el deterioro de los que recibieron pycnogenol se había reducido un 18% frente al 2% de los que tomaron el placebo. Además, el pycnogenol redujo los niveles de estrés oxidativo en un 16%, siendo este otro factor asociado al deterioro cognitivo.

Fuentes:

1. Hosoi M et al. “Pycnogenol® supplementation in minimal cognitive dysfunction”. J Neurosurg Sci. 2018 Jun; 62(3):279-284.