Es inevitable que los ojos de uno se detengan sobre palabras como párkinson y alzhéimer. ¿Quién no tiene algún allegado o conocido que haya sufrido o esté sufriendo en la actualidad alguna de estas terribles enfermedades? ¿Quién no ha escuchado cómo un ser querido pierde sus recuerdos hasta apenas reconocerse a sí mismo? ¿Quién no ha visto alguna vez a un anciano ocultar avergonzado su mano temblorosa víctima del párkinson?

Sí, estas palabras estremecen a cualquiera.

Sin embargo, mientras revisaba el artículo especial sobre las demencias y las enfermedades neurodegenerativas que aparecerá en el mes de junio en Plantas & Bienestar me he detenido en otra palabra que aparece asociada a las anteriores: PREVENCIÓN. Y es una palabra llena de esperanza.

Porque dentro de una realidad con más de un millón de afectados en nuestro país, donde no existe cura y sí dependencia, cargas familiares, soledad e incomprensión, es importante que también se hable de la posibilidad de esquivar a estas devastadoras patologías. Y si además se puede hacer de forma natural, muchísimo mejor.

Precisamente de eso, de prevenir el alzhéimer y el párkinson de forma efectiva con soluciones naturales, trata el artículo al que le hago referencia. Y creo sinceramente que todo el mundo debería leerlo, dada la incidencia de estas enfermedades y su tendencia a seguir aumentando (según la Organización Mundial de la Salud -OMS- podría llegar a triplicarse de cara al año 2050).

La clave está en la prevención

A pesar de ser enfermedades muy presentes en la sociedad, los esfuerzos de la medicina convencional para contrarrestar sus efectos han resultado inútiles. De ahí el continuo crecimiento de los casos, que no deja de dispararse año tras año.

Hoy ante un diagnóstico, generalmente tardío, el paciente se encuentra abocado a unos medicamentos que sólo hacen frente a los síntomas y no revierten la enfermedad (y, todo hay que decirlo, generalmente con poca eficacia), y al internamiento en centros hospitalarios. Es decir, tratamientos paliativos.

Pero en cuanto a la prevención se refiere, la medicina convencional sigue estando a la cola.

Y es fundamental reconocer al enemigo cuanto antes para poder presentarle batalla. Una letra que se vuelve ilegible al escribirla, un cambio en la forma de caminar, haciéndolo a base de pequeños pasos, o la pérdida del sentido del gusto y el olfato, son pequeños indicadores de que una enfermedad neurodegenerativa puede estar al acecho.

En el artículo de Plantas & Bienestar encontrará una descripción de todas estas señales de su cuerpo que tiene que atender y ante las que debería acudir a su médico. Sería bueno que todo el mundo pudiese acceder a esta información, como le dije antes, pues ante los primeros síntomas es conveniente comenzar a actuar.

Tampoco estamos bien informados en general sobre los múltiples factores de riesgo de las enfermedades neurodegenerativas, y así se hace más difícil prevenirlas.

¿Sabía que las nuevas tecnologías (el wifi, los microondas, los repetidores de antena, los smartphones…) generan ondas electromagnéticas que alteran las funciones cognitivas e incluso el ADN?

¿O que las personas que se cepillan los dientes menos de una vez al día tienen un 65% más de riesgo de desarrollar una demencia respecto a las que lo hacen a diario?

La carencia de vitamina D, el mercurio de los empastes bucales y los alimentos contaminados, los pesticidas (aumentan hasta un 42% el riesgo de alzhéimer), el exceso de carne… son algunos de los potenciales culpables de las demencias. Y también encontrará una extensa relación de ellos en este artículo. Evitándolos, estará dando un paso de gigante para huir de la enfermedad.

Soluciones preventivas naturales: existen, y están a su alcance

Según sigo leyendo el artículo, que espero que usted también pueda leer próximamente, me invade una sensación diferente, más positiva y esperanzadora ante el párkinson y el alzhéimer. Y es que las soluciones existen.

¡Las enfermedades neurodegenerativas se pueden prevenir!

El cerebro es el órgano más graso del cuerpo humano, con aproximadamente un 20% de omega 3, colesterol y otros lípidos complejos que constituyen casi el 60% de su peso. Y a diferencia de lo que suele pensarse, nuestro cerebro es capaz de regenerarse y seguir produciendo a diario unas 700 neuronas durante toda la vida.

Pero para ello es necesario mantenerlo en forma.

En el artículo encontrará una completa tabla de “ejercicios” para que su cerebro esté siempre alimentado, bien oxigenado y bien protegido. Y no se trata sólo de ejercicios físicos (que alguno hay) sino de consejos y hábitos sencillos que le resultarán de gran ayuda. Le sorprenderá lo que quedar con los amigos o hacer crucigramas a diario pueden suponer para su salud cognitiva.

Y tratándose de Plantas & Bienestar, tampoco podían faltar nuestras auténticas protagonistas.

Allí donde los medicamentos convencionales han fracasado contra las enfermedades neurodegenerativas, encontrándose una y otra vez frente a un muro que son incapaces de franquear, la naturaleza nos ofrece soluciones viables, efectivas e inocuas. En este artículo también va a descubrir:

  • Los tres aceites vegetales más beneficiosos contra la demencia, por sus aportes de omega 3 y 9 y por su acción antiinflamatoria.
  • Las cuatro plantas principales que la naturaleza pone al servicio de su cerebro, por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y neuroprotectoras. Le anticipo que los estudios científicos sobre una de ellas han confirmado su acción preventiva y curativa sobre la degeneración neuronal, e incluso que sus asiaticósidos podrían ralentizar y hacer retroceder las placas amiloides (lesiones cerebrales características del alzhéimer). En el cuadro que aparece en el artículo encontrará la posología, presentación y forma de preparación de todas ellas, para que pueda empezar a prevenir estas enfermedades cuanto antes.
  • Y también conocerá a la última esperanza en llegar, un pequeño árbol de Gabón llamado Voacanga africana, cuyas hojas y corteza llevan siglos utilizándose para aliviar los trastornos mentales. Un equipo de científicos estadounidenses ha descubierto recientemente que uno de sus componentes, la voacamina, parece proteger las células de las alteraciones ligadas al alzhéimer y al párkinson, así como de la degeneración consecuencia de un accidente cerebrovascular (ACV).

Le aseguro que este artículo sobre el párkinson y el alzhéimer que aparecerá en el nuevo número de Plantas & Bienestar no le va a dejar indiferente y le mostrará una nueva visión sobre las enfermedades neurodegenerativas. Espero de corazón que este artículo le sea de utilidad y encuentre en las plantas y en las soluciones naturales las herramientas perfectas para la prevención de estas terribles patologías.

Pero además en Plantas & Bienestar va a descubrir cada mes decenas de soluciones que también tienen su origen en la naturaleza, como hacen ya tantos lectores que la reciben y que han encontrado en las plantas el aliado perfecto para cuidar su salud.

Estoy seguro de que le encantará. Pero en cualquier caso usted no se arriesga a nada, ya que cuenta con nuestra GARANTÍA DE SATISFACCIÓN, lo que significa que si una vez ha empezado a recibir la publicación cambia de opinión, tiene 30 días para darse de baja y recuperar los 25 euros que cuesta la suscripción durante todo un año (12 números).

No espere más para adentrarse en el fascinante universo del poder curativo de las plantas. Puede suscribirse haciendo clic en el siguiente botón:

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.

Por supuesto, este artículo no es lo único que encontrará en el primer ejemplar que va a recibir de esta publicación. También descubrirá otras muchas soluciones naturales beneficiosas para su salud. Por ejemplo:

  • LA CÚRCUMA, LA ESPECIA ANTICÁNCER POR EXCELENCIA. Valiosísima dentro de una buena estrategia frente al cáncer, sin embargo sus beneficios no se limitan sólo a esta enfermedad. Por eso resulta indispensable que usted cuente con una guía como la que este mes hemos preparado, con la que sabrá exactamente cómo usarla ante cada dolencia, extrayendo de ella el máximo beneficio. Le aseguro que va recurrir a este artículo una y otra vez, ¡hasta que se lo sepa de memoria!
  • LA ENDOBIOINGENIERÍA, LA AUTÉNTICA MEDICINA DEL FUTURO. Integra todos los avances de la ciencia para ofrecer el diagnóstico más adecuado, pero a la hora de tratar apuesta siempre en primer lugar por las plantas medicinales. Parece un sueño, ¿verdad? Pues en realidad ya existe. Para conocer a fondo esta fabulosa tendencia este mes descubrirá lo que tiene que contarle uno de los mayores expertos que existen en esta disciplina: Jean-Christophe Charrié.
  • CONOZCA LA VERDADERA MANZANILLA (Matricaria chamomilla) y todas sus propiedades a través de un paseo por el campo de la mano del naturópata Christophe de Hody. Además, le ofrece varias recetas y trucos de experto para extraer de ella el máximo beneficio dependiendo de para qué problema de salud vaya a utilizarla.
  • DEJE LOS ANTIDEPRESIVOS Y PÁSESE AL AZAFRÁN. Ya lo recogía una famosa expresión popular: un hombre feliz “dormivit in sacco croci” (o lo que es lo mismo, “duerme en un saco de azafrán”). Y es que las propiedades de esta planta como antidepresivo y ansiolítico son valiosísimas. ¡Tiene que conocerlas!

También descubrirá en el nuevo número de Plantas & Bienestar de junio:

  • La pulsatilla, un remedio de tal versatilidad que se ha convertido en uno de los favoritos de cualquier médico homeópata.
  • Trucos de limpieza para volver a disfrutar de sus muebles de exterior limpios y cuidados de forma absolutamente natural. ¡Como si acabase de estrenarlos!
  • Una tisana contra la hipotensión a base de cardo mariano, regaliz y romero que le hará recobrar la fuerza (debe tomarse de una forma precisa, tal y como va a conocer).

Debe pedirlo antes del próximo martes 8 de mayo para poder recibirlo impreso.

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.