La toma diaria de 1.500 mg de resveratrol -un polifenol presente de forma natural en el vino tinto, las uvas, el chocolate y las nueces, aunque en cantidades muy inferiores a la dosis terapéutica estudiada- corregiría parcialmente el desequilibrio hormonal asociado al síndrome de ovarios poliquísticos(1).

El síndrome de los ovarios poliquísticos hace que las mujeres produzcan más hormonas andrógenas que la media y es una de las primeras causas de infertilidad, pero también provoca con frecuencia ciertos trastornos metabólicos asociados, como diabetes o síndrome metabólico.

El estudio que confirmó las propiedades del resveratrol contó con 30 mujeres y, aquellas que tomaron el polifenol, experimentaron un descenso en los niveles de dos hormonas que son anormalmente elevados en caso de ovarios poliquísticos. En concreto, vieron cómo se reducía en un 23,1% su nivel de testosterona y en un 22,2% el de sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEA). Además, la molécula tuvo también un efecto preventivo contra los trastornos metabólicos.

 

Fuentes:

  1. Banaszewska B, Wrotyńska-Barczyńska J, Spaczynski RZ, et al.: “Efects of Resveratrol on Polycystic Ovary Syndrome: A Double-blind, Randomized, Placebo-controlled Trial”. The Journal of clinical Endocrinology & Metabolism. 2016.