Las poblaciones que cuentan con más establecimientos de comida rápida también son en donde se sufren más infartos agudos de miocardio. Esto es lo que asegura un estudio que ha contado con 3.070 pacientes que entre 2011 y 2013 fueron ingresados en el hospital tras sufrir un infarto(1). Además de revisar su historial médico, los investigadores estudiaron los barrios en los que vivían para ver a cuántos restaurantes de este tipo tenían acceso.

Al comparar esos datos con los de otras poblaciones con menos establecimientos de la llamada “comida basura”, concluyeron que por cada local adicional se producían 4 infartos más al año por cada 100.000 personas.

Esta conclusión recuerda que el principal factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares es el alimentario. En otras palabras, que pueden prevenirse estas patologías simplemente realizando cambios de dieta.

 

Fuentes:

  1. Tarunpreet Saluja: “67 Congreso Anual de la Sociedad de Cardiología de Australia y Nueva Zelanda”. Australia. 2019.