Consumir omega 3 ayuda a evitar el sobrepeso, un problema que se calcula que en el año 2030 afectará a 27 millones de españoles. Para evitar esta epidemia seguir una dieta adecuada es una buena alternativa, y en ella los alimentos con omega 3 (pescados de agua fría como el salmón, el arenque o la caballa, así como nueces, aceite de linaza o de canola, entre muchos otros) resultan esenciales.

Esta es una de las conclusiones del estudio en el que se ha señalado por primera vez la acción sinérgica de los ácidos grasos y los microorganismos presentes en el intestino para regular el peso(1).

Se ha descubierto así que, para que el omega 3 ayude a controlar el peso, también es necesario contar con ciertos microorganismos concretos en la microbiota.

 

Fuentes:

  1. Tania Fernández-Navarro, Irene Díaz, Isabel Gutiérrez-Díaz, et al.: “Exploring the interactions between serum free fatty acids and fecal microbiota in obesity through a machine learning algorithm”. Food Research International. 2019.