Robótica, big data o inteligencia artificial (IA) son términos que hace solo unos años no tenían cabida en el mundo médico. Sin embargo, hoy son una realidad que cada vez se perfecciona más y, de hecho, en el campo de la cirugía apuestan precisamente por este tipo de tecnología. 

Y es que estas u otras herramientas (cirugía guiada por imagen, modelos 3D…) ofrecen asombrosas mejorías a la hora de tomar decisiones durante la intervención quirúrgica, pero también antes de que esta se realice. Esto permite que la planificación prequirúrgica, un paso imprescindible para asegurar el éxito de la operación, sea mucho más completa, lo que lógicamente beneficia al paciente tanto durante como después de la intervención.

Por ejemplo, teniendo en cuenta el big data de los informes médicos del paciente se podrá saber qué probabilidades de mortalidad tendría si se sometiera a una operación en concreto.

Además, con las nuevas tecnologías la cirugía es cada vez menos invasiva (en caso de hernia discal, cáncer, bypass…), lo que hace que haya menos riesgo de complicaciones postoperatorias, que en ocasiones entrañan más peligro.

¡Grandes pasos en un camino prometedor!

Fuentes:

1. XXXIII Congreso Nacional de Cirugía de La Asociación Española De Cirujanos (AEC). 2020.