¿Necesita vitamina A (y no lo sabe)?

Compartir

Estimado Lector,

Perdone la pregunta, pero ¿usted sabe lo que es una vitamina?

¿… seguro?

Una vitamina es una sustancia necesaria para la vida que, sin embargo, no es sintetizada en la cantidad suficiente por nuestro organismo. De ahí la necesidad de consumir alimentos ricos en ellas, para poder aportarlas por esa vía.

No es la primera vez que recomiendo buenos complementos de vitamina C y D, esenciales para la salud -y más en los tiempos que corren, pues son una fantástica ayuda inmunoestimulante frente a la amenaza del coronavirus-. Y, asimismo, hace un tiempo dediqué un texto a una de las grandes desconocidas en este campo, la vitamina E.

Pues bien, ahora le toca el turno a la vitamina A.

Es muy probable que alguna vez haya leído algo acerca de sus beneficios para la salud, pero su funcionamiento detallado a menudo se explica mal. Por eso hoy quiero detenerme un poco en este punto.

La verdad sobre la vitamina A

La primera característica de la vitamina A es que es liposoluble (es decir, que solo se disuelve junto a lípidos o grasas). De ahí que se almacene en el hígado.

Si usted también ha visto alguna vez la siguiente ecuación, que solo busca simplificar las cosas al máximo…

“vitamina A= betacaroteno”

… le pido que se detenga en la siguiente explicación.

En realidad, la vitamina A se obtiene por una serie de transformaciones en cadena: (1)

Carotenos
(precursores)
I
V
Plamitato de retinilo
(vitamina A preformada)
I
V
Retinol
(vitamina A preformada)
I
V
Retinal
(vitamina A activa)
I
V
Ácido retinoico
(vitamina A activa)

El siguiente cuadro ayuda a entender el proceso de forma más completa:

Tipo (nombre y función) Papel en salud Fuentes
1. Carotenos, (el principal es el betacaroteno, pero también destacan el alfacaroteno, el gammacaroteno y la xantófila beta-criptoxantina). Precursores de la vitamina A (también llamados “provitaminas A”). Frutas y verduras amarillas, anaranjadas o rojas.
2. Palmitato de retinilo (éster). Vitamina A preformada (para su almacenamiento en el hígado). (2) Carnes (por ejemplo, el hígado de ternera), pescado (hígado de bacalao) y productos lácteos. Además, se obtiene al procesar los carotenos absorbidos.
3. Retinol (alcohol). Vitamina A preformada. Se obtiene por la transformación del palmitato de retinilo en el intestino.
4. Retinal (aldehído). Vitamina A activa (buena para la salud ocular). Se obtiene por la transformación del retinol.
5. Ácido retinoico (ácido) Vitamina A activa (para la salud de los huesos, las mucosas y la piel). Obtenido de la transformación del retinal por la oxidación.

En definitiva, hay 4 formas distintas de vitamina A (además de la “provitamina”). Y sin embargo lo más habitual es oír hablar de una sola “vitamina A”, en lugar de vitaminas “A1”, “A2”, “A3” o “A4”. Esa es la primera cosa que probablemente no haya visto explicada antes en ningún lugar…

La segunda es un punto en común entre las 4 formas de vitamina A en el que tampoco se suele reparar: todas incluyen el nombre de “retina”.

Esto es así por una buena razón: ¡fue en esta parte del ojo que la vitamina A se observó por primera vez en 1913!

¿Para qué usa la vitamina A el organismo?

El cuerpo usa la vitamina A en particular para permitir al ojo adaptarse a la oscuridad, así como para distinguir los colores. Y, además de eso, esta vitamina se encuentra también en la córnea y en la conjuntiva. (3)

Pero, al margen de los ojos, realiza también muchas otras funciones:

  • Ayuda a mantener la mayoría de los tejidos del cuerpo (el interior del oído, los pulmones, los intestinos, la vejiga y la piel -de hecho, por eso se encuentra a menudo en las cremas para la piel-). (4)
  • Participa en el desarrollo de los linfocitos B y T del sistema inmunitario. (5)
  • Es esencial para la fertilidad (masculina y femenina), así como para la placenta. (6)

Asimismo, estudios de laboratorio han mostrado que la vitamina A bloquea el crecimiento de ciertas células cancerosas (en mama, ovarios, vejiga…). (7)

¿Necesita usted vitamina A?

En los países desarrollados tener déficit de vitamina A es algo raro. Sin embargo, sí es un problema común en ciertas sociedades dado que aparece cuando la dieta está desequilibrada (pocas verduras, apenas carne…). (8)

De ahí que el riesgo aumente hoy en día, existiendo como existen personas que parecen no conocer otra cosa que comidas congeladas, galletas, snacks y refrescos…

Y eso que sus consecuencias no son ninguna broma: la deficiencia de vitamina A puede producir ceguera en los niños y aumenta el riesgo de morir por infecciones como el sarampión o las que cursan con diarrea. (9)

Y a esto se suma el riesgo de sufrir anemia durante el embarazo y de que el feto se desarrolle incorrectamente. (10)

Ahora bien, si su dieta es variada y completa, yo le aconsejaría que evite la toma de complementos con vitamina A (a excepción de una recomendación expresa realizada por un médico o experto en salud natural, por supuesto). Lo cierto es que un exceso de vitamina A tampoco es nada conveniente…


Comentarios 0 comentarios