La menopausia precoz debería ser considerada como señal de advertencia para prestar más atención a los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares”. Así concluye la Dra. Sadiya Khan, investigadora al cargo de un reciente estudio(1) que ha contado con más de 15.000 mujeres, de las cuales casi 2.000 presentaban menopausia prematura (es decir, cuando esta etapa comienza antes de los 40 años).

Tras estudiar a fondo a todas las participantes, el grupo de expertos observó que este último factor aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular. Y en el caso de que esta afección ya se haya declarado, puede agravarla considerablemente.

Ahora bien, lo que no han terminado de confirmar es el sentido de esa relación. Y es que también podría ser que los factores que aumentan el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular (por ejemplo, sobrepeso, diabetes, presión arterial alta…) conlleven a su vez un mayor riesgo de que la menopausia se desencadene antes de lo previsto.

Consejo de Salud en 1 Minuto: Aunque la relación causa-efecto no esté del todo clara, lo que no cambia es la importancia de poner en práctica medidas preventivas, ya se tenga menopausia precoz o un elevado riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Por ejemplo, interesa aumentar el aporte de omega 3 (un potente cardioprotector) y tomar este complemento pensado para las personas que necesiten controlar el nivel de glucosa, lo que aumenta el riesgo de sobrepeso y diabetes.

Fuentes:

  1. Freaney PM, Ning H, Carnethon M, Allen NB et al.: “Premature Menopause and 10-Year Risk Prediction of Atherosclerotic Cardiovascular Disease”. JAMA Cardiol. 2021.