Dar 10.000 pasos al día”. Desde hace años se ha relacionado este hábito saludable con un menor riesgo de hipertensión, obesidad o diabetes. Sin embargo, una reciente investigación ha señalado que lo importante es caminar de una determinada manera(1).

El estudio se ha realizado durante 5 años y ha contado con unas 16.700 mujeres de 72 años, de media, a las que se les ha realizado un seguimiento de los pasos que daban al día. Pues bien, tras comparar esos datos con su estado de salud, los investigadores concluyeron que “bastaba” con dar en torno a 7.500 pasos al día.

Pero, ¡ojo!, esa caminata debe realizarse de una manera correcta, teniendo en cuenta estas dos claves:

  • Caminar a paso ligero. ¿Cómo saber si está caminando a paso ligero? Un truco es intentar mantener una conversación mientras se camina. Si puede hacerlo sin problemas, mejor que aumente la intensidad. Y es que no se trata de dar un simple paseo, sino de realizar una actividad física que mejore la salud.
  • Ser constantes. No es cuestión de pegarse un maratón un único día a la semana y de no moverse los otros seis, sino de caminar un poco todos los días; por ejemplo, durante media hora. Y si además lo hace en contacto con la Naturaleza, ¡mejor que mejor!

Fuentes:

1.    I-Min Lee, Eric J. Shiroma, Masamitsu Kamada et al.: “Association of Step Volume and Intensity with All-Cause Mortality in Older Women”. JAMA. 2019.