En el año 2050 uno de cada dos españoles sufrirá algún tipo de alergia (actualmente el porcentaje de personas afectadas se sitúa en torno al 25%). Sin embargo, los pacientes siguen sin contar apenas con alternativas al tratamiento con alérgenos.

La sensibilidad al polen es la que más aumenta (sobre todo de gramíneas, olivo y cupresáceas), incluso en personas de más de 60 años que nunca habían sido alérgicas. Pero también crecen las reacciones a animales de compañía, a alimentos y a ciertos insectos (los himenópteros). Además, se trata de patologías cada vez más complejas y con interacciones de diversa índole.

Por ello, aparte de un buen diagnóstico y de un enfoque multidisciplinar, desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)(1) se apuesta por ofrecer alternativas terapéuticas a la inmunoterapia con alérgenos, como por ejemplo la desensibilización en caso de alergias a fármacos o alimentos (que consiste en administrar al paciente en dosis crecientes la sustancia a la que es alérgico, engañando al sistema inmunológico para que no se desencadene una reacción).

Por último, para que esta “modernización” en el tratamiento de las alergias sea aún mayor, desde la institución también ven en las redes sociales una nueva vía de comunicación para hacer llegar a los pacientes información útil y de calidad.

 

Fuentes:

  1. XXXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).