Las personas a las que se les ha extirpado el apéndice tienen menos riesgo de padecer párkinson, según una investigación publicada en Science Translational Medicine (1).

El estudio analizó los datos de 1,6 millones de suecos durante 52 años y concluyó que aquellos a los que se les había quitado el apéndice cuando eran jóvenes tenían en torno a un 20% menos de probabilidades de desarrollar párkinson más adelante.

Los investigadores también examinaron 48 apéndices tomados de personas con y sin párkinson. Encontraron que en casi todos había sinucleína agrupada en las fibras nerviosas del órgano (en los pacientes con párkinson, esta proteína destruye las células nerviosas en las partes del cerebro que controlan el movimiento). Así, esto podría actuar como un desencadenante de la enfermedad en el cerebro, pero aún se desconoce por qué solo sucede en algunos casos.

 

Fuentes:

Bryan A. Killinger, Zachary Madaj, Jacek W. Sikora, Nolwen Rey, Alec J. Haas, Yamini Vepa, Daniel Lindqvist, Honglei Chen, Paul M. Thomas, Patrik Brundin, Lena Brundin, Viviane Labrie. “The vermiform appendix impacts the risk of developing Parkinson’s disease”. Science Translational Medicine. 2018.