Hay que seguir unas reglas indispensables para que el deporte tenga un efecto positivo sobre la fatiga crónica. Y es que si bien el deporte puede ayudar a personas con este problema, hay que respetar ciertas condiciones.

Tras un estudio(1) realizado en personas con encefalopatía miálgica, síndrome de fatiga crónica o intolerancia al esfuerzo, se confirmó que las sesiones intensivas de deporte efectuadas esporádicamente aumentaban su fatiga. Por el contrario, las sesiones suaves realizadas de forma regular la reducían.

Para que el método sea duradero y eficaz, es indispensable que cada persona ajuste la intensidad, el tiempo y la frecuencia de las sesiones. Deportes adecuados a esta regla indispensable son, por ejemplo, la marcha o la natación.

Fuentes:

  1. Loy BD, O’Connor PJ, Dishman RK.: “Efect of Acute Exercise on Fatigue in People with ME/CFS/SEID: A Meta-analysis”. Med Sci Sports Exerc 2016 May 17.