Los meses de confinamiento, aunque nos afectaron a todos de un modo u otro, golpearon más duramente a los pacientes con enfermedades neurodegenerativas, ya que cualquier leve cambio que se produzca en su rutina agrava considerablemente su pronóstico. Ahora un estudio ofrece datos concretos de cómo ha empeorado su salud durante ese tiempo en España(1).

Para la investigación contaron con pacientes de 75 años de media con distintos grados de demencia y alzhéimer. Y las conclusiones han sido que en el 60% de los casos empeoró su deterioro cognitivo, el 15% sufrió episodios de delirio y en el 13% aumentó el número de caídas.

Además, se agravaron todos los síntomas neuropsiquiátricos, destacando los relacionados con la depresión, la ansiedad, la agitación y la pérdida de apetito, como consecuencia de ese importante cambio en su rutina: el 70% dejó de realizar las actividades que les ayudaban a controlar el deterioro cognitivo y el 42% dejó de hacer ejercicio a diario.

Consejo de Salud en 1 minuto: en la era de las nuevas tecnologías son muchas las herramientas que ayudan a mantenerse activo y, con ello, mitigar el deterioro cognitivo sin necesidad de salir de casa. Por supuesto, en ningún caso sustituyen al contacto social, incluso a través del teléfono o las videollamadas, pero lo que sí hacen es complementarlo. Le detallamos las más interesantes, además de efectivas, en el siguiente texto.

Fuentes:

1. Ainara Barguilla, Aida Fernández-Lebrero, Isabel Estragués-Gázquez et al.: “Effects of COVID-19 Pandemic Confinement in Patients With Cognitive Impairment”. Frontiers in Neurology. 2020.