Una sencilla fórmula permite mantener las funciones cognitivas intactas cumplidos los 60 años. La receta es simple: lea, juegue, asista a actividades culturales y participe en cualquier actividad intelectual que le guste.

Un grupo de investigadores estadounidenses(1) ha confirmado que el cerebro puede mantenerse joven y con buena salud incluso en una edad avanzada, y lo ha hecho a través del seguimiento de más de 14.000 personas. La única condición para lograrlo es divertirse y conseguir que la mente trabaje a diario.

Así, cualquiera de las actividades antes enumeradas puede ayudarle a prevenir cualquier forma de demencia relacionada con el envejecimiento.

Fuentes:

  1. Gautam Sajeev, Jennifer Weuve, John W. Jackson, Tyler J. VanderWeele, David A. Bennett, Francine Grodstein, Deborah Blacker: “Late-life Cognitive Activity and Dementia Epidemiology”. 2016.