No es la primera vez que se relacionan los ácidos grasos omega 3 con el cáncer. Así, ya se conocían sus efectos protectores frente a los efectos secundarios de la quimioterapia e incluso su poder preventivo frente al desarrollo de tumores (por ejemplo, en el cáncer de hígado). Pues bien, ahora una nueva investigación ha señalado que también son capaces de actuar directamente sobre los tumores, matando las células cancerígenas.

Los responsables de este hallazgo han sido unos investigadores de la Universidad de Lovaina (Bélgica), quienes han probado la acción del DHA (ácido docosahexaenoico), un tipo de omega 3, sobre tumores desarrollados con tecnología 3D(1). Y las conclusiones han sido claras: el DHA mata a las células tumorales.

Según los investigadores, la explicación está en que las células cancerígenas se ven atraídas por los ácidos grasos para seguir expandiéndose, pero en el caso concreto del DHA ocurre una cosa muy curiosa. Y es que una vez absorbidos esos ácidos grasos las células tumorales son incapaces de almacenarlos correctamente, lo que hace que mueran a causa de un fenómeno denominado “ferroptosis” (o peroxidación de ácidos grasos), que tiene un efecto similar al del envenenamiento.

Consejo de Salud en 1 Minuto: Los beneficios del omega 3 van mucho más allá del campo de la oncología: favorece la vista, ayuda a controlar el peso e, incluso, refuerza la memoria.

Fuentes:

1. Dierge E., et al: “Peroxidation of n-3 and n-6 polyunsaturated fatty acids in the acidic tumor environment leads to ferroptosis-mediated anticancer effects”. Cell Metabolism. 2021.