Uno de los remedios caseros más eficaces para favorecer el sueño consiste en colocar una bolsita de lavanda debajo de la almohada, que funciona gracias a las propiedades ansiolíticas del linalol, uno de los principales componentes de su aceite esencial (AE).

Un equipo de investigadores(1) quiso comparar la eficacia de este remedio con los medicamentos empleados para tratar la ansiedad. Comprobó que sus efectos eran equiparables a los de los medicamentos a base de benzodiazepinas (Valium, por ejemplo), pero sin presentar ningún efecto secundario.

En el estudio también se constató que parte del efecto tranquilizante del AE de lavanda se debe al sentido del olfato. Y es que al percibir su perfume se activan las mismas zonas del cerebro sobre las que influyen los medicamentos ansiolíticos.

Fuentes:

1. Hiroki Harada et al. “Linalool Odor-Induced Anxiolytic Effects in Mice”. Front Behav Neurosci. 2018; 12: 241.