Si usted sufre fibromialgia quiero empezar solidarizándome con usted por las numerosas ocasiones en las que se ha sentido incomprendido, desoído e incluso, en ocasiones, maltratado.

Y no sólo por su médico, como cabría pensar cada vez que le visita y abandona la consulta sin otra solución que la enésima receta de medicamentos para enmascarar el dolor. Sino también por la falta de sensibilidad general ante una patología tan compleja que algunas personas no acaban de entender, reaccionando con escepticismo e incluso con sorna ante su dolor crónico y persistente.

Por eso hoy me gustaría hacerle justicia, como el paciente de una enfermedad real e incapacitante que es.

Pero también quiero ofrecerle algo nuevo: posibilidades reales de éxito en su lucha contra la fibromialgia.

Y digo posibilidades porque no puedo prometerle una cura que, a día de hoy, no existe. Pero sí voy a mostrarle un plan de choque a base de tratamientos naturales que le va a permitir atenuar el dolor y mejorar su calidad de vida sin tener que recurrir a los medicamentos de siempre.

Son soluciones contra la fibromialgia que probablemente usted desconocía y que va a poder encontrar por primera vez en el número de octubre de Plantas & Bienestar.

Hoy quiero adelantarle algunas de ellas, pero le recomiendo que lea el artículo íntegramente. Le garantizo que le va a sorprender y lo va a agradecer a partes iguales.

La fibromialgia, esa gran desconocida

Si es uno de los 14 millones de personas que sufren esta enfermedad en Europa, será consciente de lo poco que se sabe de ella:

Se desconoce su origen, pudiendo ser éste autoinmune, tóxico, genético, endocrino, nutricional o infeccioso, o una acumulación de varias de estas causas.

Se desconoce el principal factor de riesgo. Se barajan la hiperactividad, el estrés o los trastornos nerviosos, junto a otros factores físicos (cirugías, anestesias, vacunas, accidentes, conflictos personales, duelos…). No obstante, no hay nada científicamente demostrado que actúe como detonante.

Se desconoce la cura, y el remedio se reduce a meros parches para atenuar el dolor y restablecer el equilibrio emocional (ojo con los fármacos anticonvulsivos y antidepresivos que suelen recetarse, ya que provocan adicción y otros graves efectos secundarios).

Por no hablarle de una nueva corriente que investiga la relación de esta enfermedad con la exposición a ciertas familias de medicamentos, como las quinolonas (una clase de antibióticos tóxicos para los músculos que pueden llegar a provocar rupturas de los tendones), las benzodiazepinas (los calmantes más recetados) y las estatinas (los medicamentos por excelencia contra el colesterol). El tiempo dirá.

Con este panorama, los médicos van poco menos que a ciegas, lo que provoca fallos y retrasos en el diagnóstico y errores en el tratamiento.

Hoy por hoy la fibromialgia es un gran agujero negro en el universo de la salud. Y a la espera de que la ciencia avance, la medicina convencional parece haber tirado la toalla.

A este desconocimiento hay que añadir la multiplicidad de formas en las que se presenta la fibromialgia, lo que aumenta aún más la confusión. Si bien el denominador común es un dolor crónico e incesante, también viene acompañado de otros síntomas bien dispares como fatiga, cistitis, problemas digestivos y del sueño, síndrome de piernas inquietas (SPI), migrañas, depresión
trastornos cardiovasculares…

Un auténtico caos para la salud que además genera mucha incomprensión.

Si usted la padece y alguna vez alguien le ha llamado “quejica”, es que esa persona no se imagina lo que es sufrir un dolor persistente en las fibras musculares, así como tener sensación de quemazón e incluso punzadas. A veces en puntos localizados (hombros, cuello, espalda, codos, rodillas y muslos), aunque también puede irradiarse a todo el cuerpo. Pero siempre presente, día y noche, sin conceder tregua alguna.

El origen de este dolor está en que los músculos se encuentran permanentemente contracturados, afectados por un espasmo continuo, y acaban llenándose de microcristales de ácido láctico. Así, ante la más mínima presión, el dolor se hace insoportable. Literalmente, ¡se ven las estrellas!

Y lo peor de todo es que, a la larga, tantas contracturas acaban por agotar al músculo, generando una sensación de cansancio y sufrimiento permanente que afectan a su vez al estado de ánimo del paciente. Un auténtico círculo vicioso que empeora la situación.

Ante tanto desconocimiento, se estará preguntando cómo se puede combatir la fibromialgia con verdaderas opciones de éxito.

Quizá lo único claro es que la fibromialgia se debe a múltiples causas y que algunas de ellas tienen mayor peso en función de cada persona. Y es ahí precisamente donde ponen el foco las soluciones que aparecen en el artículo de Plantas & Bienestar que le he comentado.

Son tratamientos naturales e inocuos integrados en un enfoque multidisciplinar (donde también caben terapias como el Tai chi, la balneoterapia, la meditación, etc.) que han tenido éxito frente a esta enfermedad tan incapacitante.

Veámoslos en profundidad.

Plan de choque contra la fibromialgia

Como una de las pocas cosas que han quedado claras sobre la fibromialgia es la limitación evidente de los medicamentos convencionales para combatirla, se hace imprescindible buscar alternativas eficaces que actúen desde un enfoque multidisciplinar en la medicina natural. ¿Adivina dónde encontrarlas?

Está claro: en la fitoterapia.

Las plantas, en sus diferentes presentaciones, son capaces de actuar eficazmente sobre los síntomas predominantes de la fibromialgia y su origen, allí donde los fármacos convencionales no llegan.

Por ejemplo:

  • Contra el dolor y las contracturas musculares, la aromaterapia ofrece excelentes resultados. Son muchos los aceites esenciales (AE) que han demostrado su eficacia frente a la fibromialgia, individualmente o en combinación con otros. En el artículo de Plantas & Bienestar aparecen detallados los más idóneos, así como los consejos para diluirlos y aplicarlos correctamente.
  • También hay otras plantas muy útiles tomadas en infusión o aplicadas en pomada, como la guindilla; en forma de crema, elaborada con la correcta proporción de su principal principio activo (la capsaicina), es uno de los mejores analgésicos naturales de uso tópico que existen.
  • Para combatir la fatiga física y mental, la naturaleza nos provee de las llamadas plantas adaptógenas, es decir, aquellas que aumentan las capacidades de defensa ante todo tipo de estrés. Aunque hay numerosas especies de estas características, el artículo se centra en dos principalmente, que deberá tomar en forma de extracto y nunca por la tarde/noche, ya que pueden perturbar el sueño.
  • Como remate, tomar un buen “baño de heno” le ayudará a aliviar la artrosis, la ciática y el reumatismo. Esta antigua tradición del Tirol de sumergirse en heno, también conocida como fitotermoterapia, estimula la circulación sanguínea y el metabolismo, exactamente lo que hace falta en caso de sufrir fibromialgia.

También está el comino negro contra el dolor y la fatiga, la albahaca exótica para las contracturas, la amapola de California para favorecer el descanso… y así hasta “8 plantas top” contra la fibromialgia que encontrará detalladas junto a sus indicaciones y posología en un práctico cuadro al final del artículo.

Y eso no es todo. Además de las plantas con las que va a sustituir definitivamente a los medicamentos convencionales para la fibromialgia, el artículo de Plantas & Bienestar también le va ayudar a mejorar su calidad de vida siguiendo 13 acciones saludables. Aquí le adelanto la primera: deje de tomar benzodiazepinas, estatinas y quinolonas. Por lo que le comenté anteriormente, le recomiendo que la ponga en práctica desde hoy mismo.

En definitiva, si usted padece fibromialgia y era algo escéptico respecto a las soluciones naturales para combatir y espaciar sus síntomas, este artículo va a acabar con todas sus dudas.

¡Le animo a que lo lea y tome un papel activo contra esta desesperante enfermedad!

El primer paso es suscribirse a Plantas & Bienestar.

Plantas & Bienestar es una publicación absolutamente única en su género, que le permitirá beneficiarse del poder curativo de las plantas en todas sus fórmulas (tisanas, aceites esenciales, cataplasmas, complementos…). Y no sólo en el caso de padecer dolores, fatiga o estados depresivos asociados a la fibromialgia; también encontrará soluciones naturales sea cual sea su problema de salud, acercándole los maravillosos beneficios de las plantas de una forma facilísima de comprender.

Miles de lectores ya se benefician de un sinfín de soluciones que tienen su origen en la naturaleza y que están contribuyendo a su mejor salud y calidad de vida. ¿Se lo va a perder usted?

Aproveche ahora para pedir Plantas & Bienestar y tener así acceso a este especial sobre la fibromialgia.

Estoy seguro de que le encantará. Pero en cualquier caso usted no se arriesga a nada, ya que cuenta con nuestra GARANTÍA DE SATISFACCIÓN, lo que significa que si una vez ha empezado a recibir la publicación cambia de opinión, tiene 30 días para darse de baja y recuperar los 25 euros que cuesta la suscripción durante todo un año (12 números).

No espere más para adentrarse en el fascinante universo del poder curativo de las plantas. Puede suscribirse haciendo clic en el siguiente link:

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.

Por supuesto, este artículo (imprescindible para las personas que sufren fibromialgia) no es lo único que encontrará en su primer número de Plantas & Bienestar. También descubrirá otras muchas soluciones naturales beneficiosas para su salud. Como, por ejemplo:

  • ¿Sabía que, durante la germinación del trigo, su contenido en vitamina C se multiplica un 600%? ¿O que el nivel de vitamina B12 de las lentejas germinadas aumenta hasta cerca de un 450%? Quizá le cueste creerlo, pero le doy mi palabra de que así es. Por eso hemos querido dedicar un completo artículo a las SEMILLAS GERMINADAS, el ingrediente definitivo que multiplicará el valor nutritivo de sus comidas. Y lo mejor es que conseguir sus verduras y granos germinados es muchísimo más fácil de lo que pueda imaginarse. ¿Quiere comprobarlo?
  • INFECCIONES HOSPITALARIAS: Entrevistamos al responsable de un proyecto pionero desarrollado en España contra las infecciones bacterianas en centros hospitalarios, que cada año afectan a 500.000 personas y se cobran la vida de muchos pacientes en nuestro país. El profesor Alfonso Jiménez le explica en detalle en qué consiste y cómo funciona su estrategia, que combina con enorme éxito tecnología punta y el poder de los aceites esenciales.
  • Un nuevo estudio confirma los beneficios para la salud que supone cultivar nuestras propias verduras en un pequeño HUERTO URBANO, en una terraza… ¡o incluso en una simple maceta! Y no, no se trata únicamente de comer mejor; van mucho más allá, y tanto en el plano físico como el mental. Estoy seguro que en cuanto lea esta información ¡le entrarán ganas de ponerse “manos a la azada”!
  • ¿Es usted una persona friolera? Nos guste o no, el verano se acaba. Y antes de que regrese el frío, sobre todo si en su caso parece sufrir un “frío crónico”, debe conocer la receta que este mes le damos, de una infusión especial para los más FRIOLEROS. Romero, astrágalo y canela, entre otras plantas, son las estrellas de esta magnífica tisana capaz de devolverle el calor a su cuerpo incluso en lo más crudo del invierno.

¿No puede esperar a leer todo esto? Empiece a recibir Plantas & Bienestar suscribiéndose aquí. Además, en este ejemplar también descubrirá:

  • Cuáles son las plantas favoritas de nuestros lectores (y qué usos tienen, por supuesto). Hemos lanzado la pregunta e infinidad de suscriptores se han animado a contarnos sus mejores secretos de salud, entre los que hemos seleccionado los mejores para compartirlos con usted. Le aseguro que se llevará más de una sorpresa (¡nosotros mismos nos las hemos llevado en la redacción!).
  • ¿Quiere comenzar el “curso” con buen pie? Le enseñamos a cultivar grosellero negro en su propia casa, por poco espacio que tenga. ¡Ahora es el momento de hacerlo! Como usted mismo comprobará, de este arbusto se aprovecha todo, desde los brotes a la corteza, las hojas y los frutos, ¡y todos son fabulosos para su salud!
  • Las comidas desequilibradas de las vacaciones, el ajetreo de la vuelta a la rutina, el cambio estacional… son muchos los factores que afectan a la capacidad de hidratación de la piel, dejándola arrugada, apagada y sin firmeza. Es en esos momentos cuando necesita un “empujoncito” como el que le proponemos con este bálsamo 100% natural a base de manteca de karité, lanolina y diversos aceites vegetales y esenciales. Le indicamos cómo usarlo y además le damos un truco para conseguir una mayor eficacia.

Solicite este ejemplar lleno de información y soluciones útiles con las que podrá mejorar naturalmente su salud y la de toda su familia.

No espere para pedirlo. Lo estamos ultimando para que lo reciban sus suscriptores, que ya son legión. ¡Únase usted también! Además, tiene 30 días para cambiar de opinión, cancelar su suscripción y recuperar su dinero.

Suscríbase ya haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).

Le aseguro que su salud y la de los suyos van a beneficiarse enormemente del poder de las plantas.