La mitad de los casos de sordera y ceguera en la actualidad se debe a causas genéticas. Por ello resulta fundamental detectar la anomalía y diagnosticar un tratamiento lo antes posible, y para ello un equipo de investigadores españoles ha desarrollado test de bioinformática que permiten mejorar ese diagnóstico precoz.

Los test están basados en una secuenciación del ADN en la que se incluyen todos los genes implicados en las sorderas y cegueras hereditarias. Gracias a ellos se ha conseguido que más del 50% de los pacientes afectados por estas enfermedades cuenten con un diagnóstico más preciso para predecir su evolución, en lugar del 15% que se obtenía con la tecnología aplicada hasta ahora.

De momento estos test sólo están disponibles para la medicina privada, pero se espera que pronto se incluyan en el sistema de sanidad pública para que todos los afectados puedan beneficiarse de esta innovación médica.

Fuente: Dreamgenics, Instituto de Medicina Oncológica y Molecular de Asturias (IMOMA).