Esto va a dar mucho, pero que mucho, que hablar.

Si usted es intolerante al gluten, o conoce a alguien que lo sea…

¿Cómo reaccionaría si le dijese que a partir de ahora va a poder comer de todo y sin sufrir esos indeseables problemas digestivos?

No hace falta que conteste, ya me lo imagino: con IN-CRE-DU-LI-DAD.

Le entiendo perfectamente, porque para un intolerante al gluten poder comer alimentos con gluten parece una quimera.

Le confieso que yo mismo, como experto en nutrición de Tener S@lud, pensaba que aún era demasiado pronto para poder hacer esa promesa. Es cierto que algunas investigaciones en el año 2015 hablaron por primera vez de ciertas enzimas y su acción específica sobre el gluten. Pero desde luego nunca se habían presentado en forma de un complemento nutricional. Y lo mismo opinan otros compañeros de profesión, médicos, nutricionistas y especialistas en medicina natural.

Pero es precisamente la capacidad para sorprender, sobre todo al más escéptico, lo que define a un gran avance científico.

Y éste que voy a compartir hoy con usted, lo es.

Así que permítame que le presente sin más preámbulos, sin artificios y sin bombo ni platillo, este increíble avance sobre la intolerancia al gluten:

Un laboratorio ha conseguido una fórmula con enzimas funcionales capaces de degradar la proteína del gluten y mejorar su digestibilidad por parte del organismo

¿Sabe lo que esto significa?

Pues, ni más ni menos, que si es intolerante al gluten ya podrá comer alimentos con gluten sin padecer los desagradables efectos secundarios que le generan en su organismo.

Sí, ha leído usted bien: ¡su pesadilla ha terminado!

Comienza una nueva etapa en su vida en la que se sentará a la mesa con una actitud diferente ante la comida.

  • Se acabaron los dolores abdominales e hinchazones, los trastornos intestinales, la diarrea y el estreñimiento… después de consumir alimentos con gluten.
  • No volverá a torcer el gesto al mirar la carta de un restaurante y no encontrar el plato que le satisfaga y que pueda tomar.
  • Y se terminó el “sota, caballo y rey” en sus comidas. Por fin podrá disfrutar de sus platos favoritos sin que le sienten mal.

Ahora mismo estoy viendo esa expresión en su cara, mitad sorpresa, mitad incredulidad, ya que es posible que siga un poco reticente a creerse este increíble avance sobre la intolerancia al gluten.

¿Que cómo ha sido posible?

Como le he dicho, es el resultado de la investigación de un importante laboratorio para descifrar los mecanismos de acción de la proteína gluten y poder metabolizarla. Enseguida le contaré cómo lo han logrado, cuáles son las revolucionarias enzimas utilizadas y el complemento que las recoge en una sencilla cápsula. Una perfecta sinergia que mejora la digestibilidad de los alimentos ricos en gluten para cumplir la maravillosa promesa de poder comer platos que hasta ahora tenía vetados.

Pero, ¡atención!: este producto no es apto para celíacos.

Es importante que lo tenga claro, ya que sólo está indicado para aquellas personas que sufren intolerancia o sensibilidad al gluten, que no es lo mismo que ser celíaco. Le explico brevemente la diferencia.

Todos los celíacos son intolerantes al gluten, pero no todos los intolerantes al gluten son celíacos

Aunque parece un juego de palabras, significa exactamente eso.

La enfermedad celíaca (EC) es una enfermedad autoinmune que desencadena una amplia sintomatología tras la ingesta de gluten en individuos genéticamente susceptibles. El único tratamiento eficaz conocido hasta la fecha implica eliminar por completo el gluten de la dieta para evitar brotes de inflamación realmente destructivos. Una tarea nada sencilla teniendo en cuenta la gran cantidad de alimentos procesados que contienen gluten. En cualquier caso, se trata de una alergia, y es un problema minoritario en nuestro país (afecta al 1% de la población).

Y por otra parte está la sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC), conocida comúnmente como intolerancia al gluten.

Hasta hace relativamente poco no existía esta diferenciación, y se denominaba celíaco a toda persona que tuviera reacciones a la ingesta de gluten, por lo que la pauta a seguir era la misma…resignarse en ambos casos a no consumir alimentos que contuvieran gluten. Fue en 2012 cuando un estudio publicado en la revista de referencia American Journal of Gastroenterology, que realizó un seguimiento a 276 pacientes durante 10 años, determinó la existencia de una intolerancia no celíaca al gluten. (1)

En la actualidad, se considera intolerante al gluten no celíaco a quien tras consumir alimentos con gluten manifiesta reacciones similares a éstos (como dolores abdominales e hinchazón, trastornos intestinales, dolores de cabeza, articulares y musculares, problemas de peso, depresión, anemia…), pero sin embargo no se encuentran en él ni los anticuerpos específicos de la enfermedad celíaca ni se trata de una enfermedad autoinmune.

De hecho, si usted sufre problemas digestivos asociados al consumo de gluten y se realiza las pruebas para saber si es o no celíaco, obtendrá resultados negativos. Así pues, sensibilidad al gluten y celiaquía son dos cosas totalmente diferentes.

Los síntomas de la intolerancia al gluten aparecen después de la ingesta de alimentos que lo contienen y desaparecen al dejar de consumirlos. Estos son los más comunes:

  • Hinchazón y dolor abdominal (en el 80% de los pacientes).
  • Problemas del tránsito (en el 70%).
  • Cefaleas (23%).
  • Náuseas (20%).

Se estima que alrededor del 13% de la población occidental está afectada por esta hipersensibilidad. ¿Es usted uno de ellos? Si es así, no se resigne: el complemento nutricional que voy a presentarle hoy le permitirá tolerar el gluten y volverá a comer de todo sin sufrir.

Le muestro a continuación como trabaja este complemento en su interior.

El gluten: la pesadilla de los intolerantes

El gluten es una glucoproteína compuesta por una proteína unida a uno o varios azúcares, simples o compuestos. Su nombre proviene del latín y significa “cola o materia viscosa”. Precisamente por esta propiedad para pegar es muy utilizado en la industria alimenticia, al aportar al pan y otros productos la elasticidad, la esponjosidad y la solidez que hace que no se desmenucen al ser cortados.

El gluten es una mezcla de prolaminas y gluteninas, dos familias de proteínas presentes en muchos cereales, entre las que destacan la gliadina en el trigo, la espelta y el kamut; la secalina en el centeno y la hordeína en la cebada.

El problema de consumir gluten es que los cereales no están “preparados” para ser digeridos. Al llegar al organismo, la gliadina y la glutenina actúan como un antígeno, es decir, provocan en el cuerpo una respuesta del sistema inmunológico y la formación de anticuerpos.

En los casos de hipersensibilidad, la gliadina concretamente causa alteraciones de permeabilidad del intestino que hacen que se escapen hacia la sangre sustancias perjudiciales para el organismo, provoca daño inmunológico en la mucosa intestinal y la destrucción de las vellosidades intestinales. (2)

Y a partir de ahí se dispara toda la sintomatología conocida.

Ahora bien, una vez conocido el mecanismo de actuación del gluten en el organismo, el reto que asumió el laboratorio que realizó la formulación fue metabolizar estas proteínas para evitar que desencadenasen sus efectos adversos en aquellas personas con intolerancia.

Las enzimas especificas para la intolerancia

Y es precisamente aquí donde la investigación dio sus frutos, en forma de unas enzimas proteolíticas (que ayudan a digerir las proteínas) que destacan por su particular acción sobre el gluten: las prolyl endopeptidasas (PEP) y las exopeptidasas.

Son éstas.

 

Y las enzimas PEP son verdaderamente interesantes en el tratamiento de la intolerancia, pues esta especie de serpentinas de colores son capaces de actuar sobre las proteínas gliadina y la glutenina del gluten, degradándolas hasta “romperlas” y mejorando así su digestibilidad por parte de lo organismo.

Esto supone un avance increíble para las personas intolerantes por sensibilidad al gluten, que gracias a este complemento van a poder comer alimentos con gluten sin sufrir su reacción simplemente aportando previamente a su organismo estas enzimas tan específicas para digerir la proteína.

Los experimentos han demostrado que la fórmula que le presento hoy, compuesta de enzimas PEP, es efectiva en el pretratamiento del gluten, reduciendo la mala absorción de grasas e hidratos de carbono tras una prueba de dos semanas ingiriendo dosis moderadas de gluten. (3)

Otros ensayos clínicos aleatorizados a doble ciego frente a placebo han mostrado en sujetos sensibles al gluten que la absorción de esta fórmula, asociada a la ingesta de alimentos que contienen gluten, conduce a una mejora rápida e importante de la mayoría de los trastornos digestivos. (4)

Y lo que también ha determinado la investigación científica es que este tipo de enzimas proteolíticas constituyen una ayuda superior al resto de productos que existen contra la intolerancia al gluten. Se apoya en que son capaces de inhibir la acción de la dipeptidil peptidasa 4 (DPP4), una enzima que no permite degradar todos los grandes péptidos del gluten. (5)

Los argumentos de la ciencia son claros y rotundos. En mi opinión, esta fórmula es la solución que esperaban todas las personas que sufren intolerancia por sensibilidad al gluten.

Si usted es una de ellas, le animo a que empiece a beneficiarse ya mismo de las extraordinarias propiedades de este complemento.

Ya puede pedir aquí su complemento.

Imagínese su plato favorito con gluten, que había dejado de comer por los trastornos digestivos que le causaba.

Donde antes era un “no, gracias”, ahora será un “¿y por qué no?”. Y que le aproveche.

Si ya tiene claro lo mucho que este complemento puede hacer por usted, sólo le falta saber cómo y cuando tomarlo. Y es realmente sencillo, enseguida lo verá.

Cómo debe utilizar este complemento

Como norma general, le recomiendo el consumo de complementos nutricionales tanto para cubrir posibles carencias que deje su alimentación como para anticipar posibles necesidades futuras, es decir, con carácter preventivo.

Para determinar cuál es el complemento más adecuado, tras una búsqueda exhaustiva se suelen seguir criterios de selección como la calidad y el origen de los nutrientes utilizados, los principios activos o extractos de plantas que contienen y su estandarización, dosificación o forma galénica de presentación. Pero este caso es diferente, ya que no existen muchos complementos de estas características para poder comparar (al contrario de lo que sucede con los probióticos o los complementos a base de vitamina C, por poner un ejemplo).

Y por si fuera poco, presenta además dos peculiaridades en relación a otros complementos que le he recomendado con anterioridad:

Su acción es directa e inmediata. Tenga claro que este complemento no funciona como tratamiento preventivo ni fuera de las comidas (tampoco tiene sentido si no se van a consumir alimentos con gluten). Su acción sólo sirve para favorecer la digestión de las proteínas del gluten en el momento de la ingesta. Es decir, trabaja en vivo y en directo, en el momento de comer y predigiriendo el gluten para que no le siente mal.

Glutalytic, que así se llama, maneja una cantidad efectiva óptima por dosis de enzimas PEP:

  • Endopeptidasas: 225.000 HUT/ 1.500 SAPU (proteasa y aspergilopepsina).
  • Exopeptidasas: 375 DPP IV (enzimas inhibidoras de la dipeptidil peptidasa 4).

La mezcla perfecta de las dos enzimas específicas que mejor trabajan para conseguir una rápida ruptura de los enlaces peptídicos de la proteína gluten y mejorar su digestibilidad.

Y usted decide cómo tomarlo. En cuanto a la posología, si habitualmente mi recomendación se limita al número de cápsulas y al momento de las tomas, fuera de las comidas o con las mismas, en este caso tampoco se la puedo hacer. Este complemento es tan específico y eficaz que debe ser usted el que decida el número de cápsulas que va a tomar, en función del tipo de comida y lo que le dicte el sentido común. Por ejemplo, si va a comer una tortilla de patatas con ensalada (en su casa, con la seguridad de que no hay contaminación cruzada, un clásico de los bares), entonces no sería necesario que lo tomase. Pero si va a comer pasta como plato principal (con elevado aporte de gluten), entonces tendrá que tomar dos cápsulas de este complemento momentos antes la comida; en el caso de que la pasta fuese sólo guarnición de otro plato, bastaría con una sola cápsula.

En resumen, la toma de una a dos cápsulas de Glutalytic se presenta como la solución ideal para acompañar una comida que incluya gluten y asegurarse un bienestar digestivo óptimo, gracias a su contenido en enzimas proteolíticas PEP, específicas para degradar y hacer más digerible el gluten.

Créame, con este complemento alimenticio podrá disfrutar de una dieta más variada y sin pasarlo mal después de comer.

Se lo recomiendo a todas las personas sensibles al gluten y a las que notan síntomas digestivos recurrentes después del consumo de los alimentos que lo contienen (hay muchas personas que sufren la intolerancia sin saberlo).

Le reitero que, si este es su caso, encontrará en este complemento la solución ideal.

Pídalo ahora en este enlace y lo comprobará.

¡A su salud!

Felipe M. Miller

P.D.: Si usted no sufre intolerancia al gluten pero sí conoce a alguien que lo haga, reenvíele este e-mail y dele la oportunidad de volver a disfrutar de los alimentos con gluten. Seguro que se lo agradecerá.

******************************

Fuentes:

  1. Alessio Fasano, Intestinal Permeability and its Regulation by Zonulin: Diagnostic and erapeutic Implications, Clin Gastroenterol Hepatol, 2012, 10 (10): 1096–1100.
  2. Alessio Fasano, director médico del Centro de Investigación Celíaca de la Universidad de Maryland, Loren Cordain PhD. Nutricionista.
  3. Pyle GG1, Paaso B, Anderson BE, Allen DD, Marti T, Li Q, Siegel M, Khosla C, Gray GM. Effect of pretreatment of food gluten with prolyl endopeptidase on gluten-induced malabsorption in celiac sprue. Clin Gastroenterol Hepatol. 2005 Jul;3(7):687
  4. Hudson, M., & King, C. Glutalytic Clinical Trial for Normal Consumption of Gluten Containing Foods (2015)
  5. Ivana Caputo, 1, 2 , Marilena Lepretti, 1 Stefania Martucciello, 1 and Carla Esposito. Enzymatic Strategies to Detoxify Gluten: Implications for Celiac Disease. Enzyme Res. 2010; 2010: 174354.